Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Tema del mes

>

“Vitrificación ovocitaria por razones sociales”, por la Dra. Valerie Vernaeve

RSS
“Vitrificación ovocitaria por razones sociales”, por la Dra. Valerie Vernaeve

 Dra. Valerie Vernaeve

Clínica EUGIN (Barcelona)

 

Cada vez es mayor el número de parejas que recurren a técnicas de reproducción asistida para conseguir un embarazo en el mundo desarrollado. La incorporación de la mujer al mundo laboral, el desarrollo de la carrera profesional y las condiciones laborales no siempre favorables retrasan la edad en el momento de buscar el primer embarazo. Por primera vez en España, la edad media de la mujer en el momento de tener su primer hijo se sitúa en un punto álgido de más de 31 años. Se estima que el 15% de población en edad fértil tendrá dificultades para concebir y esta dificultad será consecuencia, sobretodo, del retraso de la maternidad.

Las técnicas de reproducción asistida pueden paliar gran parte de los problemas de fertilidad pero, sin embargo, sus resultados siguen siendo edad-dependientes; es decir, las posibilidades de gestar, tanto de forma natural como artificial, disminuyen conforme la edad de la mujer avanza. Esto hace que, parte de las parejas o mujeres que necesiten ayuda para concebir, finalmente recurran a la donación de óvulos como solución a su problema.

 

1.- ¿Existe alguna opción alternativa a la donación de óvulos?

Es evidente que la solución más natural y lógica sería el concienciar a la sociedad de que debemos adelantar la maternidad y que debemos desarrollar herramientas políticas y sociales que nos permitan hacerlo. Sin embargo, esto no siempre será factible y, en algunos casos, serán los avances de laboratorio y de la medicina de la reproducción los que podrán jugar un papel importante al respecto.

Durante los últimos años se han desarrollado nuevas técnicas de laboratorio que permiten criopreservar los ovocitos con tasas de supervivencia tras descongelación hasta ahora impensables. Con las antiguas técnicas de congelación se necesitaban unos 100 ovocitos para llegar a tener un recién nacido en casa. Por lo tanto, era una técnica demasiado costosa y era casi inviable una aplicación realista y práctica de la congelación de estas células. Actualmente, la vitrificación, nombre con el que se conoce a esta reciente técnica de congelación ultrarrápida, ha cambiado radicalmente la posibilidad de criopreservar óvulos y, como consecuencia, la plausibilidad biológica de preservar la fertilidad.

La vitrificación ovocitaria permite obtener tasas de fertilización y de embarazo equiparables a las obtenidas con los ovocitos en fresco. La posibilidad de éxito entonces vendrá determinada, fundamentalmente, por la edad de la mujer en el momento en el que criopreserva su fertilidad. Publicaciones recientes documentan niños nacidos con la misma baja tasa de malformaciones que los niños nacidos por vía natural. Nos encontramos, por lo tanto, ante una técnica exitosa, segura y posible.

2.- ¿Quiénes pueden vitrificar sus óvulos?

Según la ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida,  toda mujer mayor de 18 años y con plena capacidad de obrar puede ser usuaria de estas técnicas. Sin embargo, no se trata de vitrificar óvulos a una gran parte de la población que posteriormente no necesitaría recurrir  probablemente al uso de los mismos.

Actualmente y, según las tendencias y realidades sociales, podemos recomendar la vitrificación ovocitaria por motivo social a partir de los 30 años. En mujeres que tengan  una historia personal o familiar donde exista algún problema de salud o predisposición que pueda conllevar una disminución de la fertilidad puede realizarse antes de los 30 años, puesto que ya nos encontraríamos ante una indicación que entraría más en el terreno de lo médico que de lo social. No obstante, estos “límites” serán dinámicos y probablemente se irán modificando y consensuando fruto de la influencia de tendencias sociales y demográficas del momento.

3.- ¿Implica algún riesgo de reducir mi fertilidad futura?

La respuesta es: rotundamente no. En condiciones normales, la naturaleza pone en marcha cada mes un grupo de óvulos de entre los que seleccionará uno para ser ovulado. El resto de óvulos no prosperarán y entrarán en un proceso de apoptosis o muerte celular.  La medicación que se utiliza para estimular los ovarios actúa sobre ese grupo de óvulos que la naturaleza ya había preseleccionado y que no se desarrollarían ni llegarían a ser óvulos maduros durante un ciclo normal.

4.- ¿Es una garantía total de poder tener un hijo en el futuro?

Ninguna técnica de reproducción asistida, como ninguna otra técnica o tratamiento en medicina, supone una panacea. Se trata de preservar una posibilidad razonable de embarazo, cuyo resultado estará estrechamente relacionado con la edad de la mujer en el momento en que realice la vitrificación. Mujeres que, si se plantean la maternidad más tarde, probablemente tendrían que recurrir a la ovodonación  como medio de solucionar su problema de fertilidad. La donación de óvulos es una técnica con muy buena tasa de resultados y con claras indicaciones, sin embargo, no todas las mujeres aceptan este tipo de tratamiento porque, para algunas de ellas, puede llegar a suponer un hándicap moral o ético insalvable.

5.- ¿Qué proceso tengo que seguir?

Para llegar a obtener los ovocitos debe realizarse previamente un ciclo de estimulación ovárica. Para ello se utilizará la misma medicación subcutánea que se utiliza durante un ciclo de estimulación ovárica convencional. La estimulación comenzará con la regla y tendrá una duración media de unos 10 días. Será necesaria la realización de controles periódicos ecográficos para hacer el seguimiento del ciclo. Cuando los ovarios estén preparados, se procederá a la realización de la punción folicular bajo sedación para poder recuperar los ovocitos. Aquí es cuando termina el tratamiento de la paciente y comienza el procedimiento de laboratorio, que es donde tendrá lugar el proceso de vitrificación propiamente dicho. Los medicamentos no tienen grandes efectos secundarios y el proceso de estimulación es totalmente compatible con el desarrollo de una vida normal.

6.- ¿Existen riesgos de complicaciones durante el proceso?

Los riesgos son mínimos dado a que se utilizarán protocolos de estimulación que impidan la hiperestimulación ovárica y las complicaciones asociadas a la punción folicular (sangrado abdominal, dolor,…)  son cuadros en su mayoría autolimitados y muy poco frecuentes. Las complicaciones asociadas a la sedación son extremadamente infrecuentes.

7.- ¿Cuánto tiempo puedo mantener mis ovocitos congelados? ¿Si decido no utilizarlos, qué finalidad puedo darles?

Los óvulos, una vez vitrificados, se podrán conservar durante toda la vida fértil de la mujer. En el supuesto de no ser utilizados por la mujer, ella puede solicitar el cese de su conservación, si cumple criterios para ello o bien, cederlos para donación con fines reproductivos o con fines de investigación. En cualquier caso, la mujer será quien elija la finalidad de sus óvulos, siempre que ésta se encuentre dentro del marco legal establecido por la ley española

8.- ¿Nos encontramos ante una indicación puramente social?

Actualmente existen tendencias de opinión diferentes sobre la vitrificación ovocitaria con fines sociales. Hoy día, nadie discutiría la preservación de la fertilidad en una paciente oncológica, ya que su indicación es considerada como puramente médica. Sin embargo, no es seguro que el uso de los quimioterápicos y de la radiación vayan a causar una esterilidad a estas pacientes. Lo que sí podemos asegurar es que, si una mujer retrasa la maternidad por motivo médico o por motivo social, tendrá problemas para concebir y, en algunos casos, no podrá llegar a gestar. Probablemente lo que ahora es considerado como una indicación social para preservar la fertilidad, terminará constituyendo una indicación médica consecuencia de la evolución social y demográfica de la población.

Como profesionales de la salud reproductiva, debemos concienciar de la necesidad de adelantar la maternidad siempre que sea posible o, en su defecto, informar sobre las diferentes opciones que la ciencia pone a nuestro servicio. La mujer debe saber que dispone de herramientas que puedan paliar un posible conflicto personal futuro que podría ser solucionado mediante la vitrificación ovocitaria.

volver