Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Tema del mes

>

10 apuntes sobre la endometriosis que deberías conocer, por el Dr. Jon Ander Agirregoikoa

RSS
10 apuntes sobre la endometriosis que deberías conocer, por el Dr. Jon Ander Agirregoikoa

 La endometriosis es una enfermedad desconocida en muchos sentidos. Aunque fue descrita hace más de 100 años, aún se desconoce la causa por la que afecta a algunas mujeres y no a otras. Tampoco se conocen con exactitud cómo se disemina el tejido endometriósico, las causas que hacen que progrese o el tratamiento más adecuado en cada paciente.

Se trata de una enfermedad compleja que complica la vida a las pacientes y muchas veces a los médicos. Algunas cuestiones que te ayudarán a saber más sobre ella son:

1. Es una enfermedad frecuente. Aunque mucha gente no la conoce (salvo que tenga algún familiar o conocido que la sufra), afecta a 1 de cada 8 mujeres (en caso de mujeres estériles una de cada 3-4). Si lo comparamos con otras patologías ginecológicas es comparable al ovario poliquístico o el cáncer de mama en cuanto a frecuencia de aparición.

2. Hay varias teorías sobre su origen. La más aceptada es que el tejido endometrial se expulsa del útero a la cavidad abdominal por las trompas. Otras dicen que puede diseminarse por la sangre o tejido linfático o incluso que puede ser tejido con una diferenciación errónea en el desarrollo fetal. Ninguna de las teorías anteriores ha sido completamente demostrada y puede que haya más de un origen que sea la causa de la enfermedad.

3. La zona pélvica es la que habitualmente se ve afectada. La regresión del tejido endometrial por las trompas hace que los implantes se queden en los ovarios, útero o trompas. Pero la diseminación de los implantes de endometriosis se puede extender a todo el abdomen e incluso a cualquier otra parte del cuerpo. El pulmón, los músculos o cerebro son lugares más frecuentes de lo que a priori se podría esperar. El dolor ginecológico es el principal síntoma. Sentirlo antes o durante la regla, con la ovulación o durante las relaciones sexuales suele ser un síntoma típico. La causa suele ser el sangrado de los implantes y, dependiendo de la localización de los mismos, puede relacionarse con sangrado y dolor en cualquier parte del cuerpo.

Sentir dolor o sangrar al orinar durante el periodo menstrual suele asociarse a implantes en la vejiga, al igual que en el colon en caso de que los síntomas aparezcan al defecar. Si el sangrado aparece al expectorar, podemos hallarnos frente a un caso de implantes pulmonares.

4. El dolor no siempre se asocia al grado de la enfermedad. Podemos encontrarnos con pacientes que tienen la enfermedad muy extendida y no tienen síntomas o, por el contrario, con pequeños implantes que generen fuertes dolores. Para conocer la extensión de endometriosis es preciso realizar una laparoscopia y valorar el tamaño de los implantes, quistes y adherencias. El grado de extensión no se asocia con el dolor pero, en cambio, sí lo hará con los problemas de fertilidad.

5. La esterilidad es otro problema. La endometriosis afecta a los ovarios porque se forman los famosos "quistes de chocolate", afectando a la reserva ovárica. Los implantes endometriósicos en el ovario producen sangrados que se van enquistando y adquiriendo un todo marronáceo de sangre retenida. Además se producen adherencias que obstruyen las trompas o mueven las estructuras de la pelvis. Tener las trompas cerradas o que los órganos no estén en su sitio dificulta que los óvulos y espermatozoides se encuentren, evitando así la fecundación.

6. Es una enfermedad que depende de las hormonas y por lo tanto perdura hasta que los ovarios se inactivan con la menopausia. Es, por lo tanto, una patología crónica que puede afectar durante décadas a la mujer que lo padece. A pesar de que los tratamientos puedan controlar la endometriosis, no será hasta la menopausia cuando realmente se termine el problema. No afecta por igual a todas las mujeres y su evolución no es predecible. Algunas pacientes empiezan a sufrirla con las primeras reglas, mientras que otras no lo harán hasta sus últimos años previos a la menopausia. Además, puede permanecer estable tras una aparición precoz y no dar problemas importantes a la paciente o tener una evolución meteórica tras una presentación tardía. En otros casos, tras varios años de estabilidad, se produce una activación de causa desconocida. Esto puede dificultar el diagnóstico y tratamiento adecuado.

7. El tratamiento depende de la extensión de la enfermedad, su progresión y la paciente. Los tratamientos más utilizados son los anticonceptivos hormonales o la progesterona. En ocasiones es necesaria la cirugía para resecar los quistes o adherencias y en los casos más severos puede ser preciso la ooforectomia bilateral (extirpar ambos ovarios). El embarazo puede ser un tratamiento, ya que no cura la enfermedad pero paraliza su evolución durante la gestación y la lactancia por no haber estimulación endometrial debido al cambio hormonal.

8. En caso de esterilidad se recomienda la Fecundación In Vitro. Las adherencias pélvicas que pueden provocar la obstrucción de las trompas y el desplazamiento de estructuras pélvicas complican la inseminación artificial en caso de endometriosis. Algunos estudios refieren que puede haber otros factores además de los físicos que repercuten en la calidad ovocitaria dificultando así las posibilidades de éxito incluso de los tratamientos de reproducción asistida.

En definitiva, la endometriosis es una enfermedad compleja, tanto para pacientes como para ginecólogos. Su larga duración y sus síntomas dispares según el caso dificultan el diagnóstico. Debido a su evolución impredecible y tratamientos no siempre efectivos, es imprescindible que exista una relación médico-paciente de confianza mutua, perseverancia y paciencia.

Jon Ander Agirregoikoa, Director Médico ART Vitoria
@DrAgirregoikoa

volver