Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

10 preguntas frecuentes en tu primer embarazo

10 preguntas frecuentes en tu primer embarazo

 29-09-2014

¿Acabas de enterarte de que estás esperando tu primer bebé? Lo primero, ¡enhorabuena por la feliz noticia! y lo segundo… no te agobies con todas las preguntas que van a empezar a surgirte.

Como madre primeriza es normal que por tu cabeza pasen todo tipo de miedos y dudas ante los cambios que se avecinan, pero no debes preocuparte. Más bien lo contrario, piensa que te quedan nueve meses por delante en los que podrás prepararte para la maternidad, y además, seguro que muchas de tus preguntas tienen respuesta. ¡Aquí te dejamos las más habituales!

• La primera de todas, ¿cuándo nacerá? Aunque es complicado calcular con exactitud la fecha del parto puesto que ésta depende de si se empieza a contar desde el momento de la última ovulación o de la última regla, se considera que un embarazo ha llegado a término entre la semana 37 y 42, aproximadamente 266 días después de la concepción. Así que ¡echa cuentas!, aunque lo sabrás con más exactitud tras tu primera visita al médico.

¿Cuándo debo acudir a mi médico? Aunque lo más recomendable es llevar un seguimiento médico desde antes del embarazo, una vez que tengas conocimiento del mismo deberás acudir tan pronto como sea posible. Esta primera visita servirá para conocer tu estado de salud en general, descartar alergias y posibles infecciones y comenzar con el asesoramiento personalizado para los nueves meses.

• Y ahora… ¿cómo debe ser mi alimentación? En función de los resultados obtenidos en la consulta, tu médico te asesorará sobre las indicaciones que debes seguir en tu dieta. Ésta debe ser sana y equilibrada, pero no excesiva. ¡Tienes que hacer crecer a una personita dentro de ti, pero sin pasarte!

¿Qué alimentos tengo prohibidos? Existen determinados productos que los profesionales recomiendan evitar durante el embarazo ante el posible riesgo de complicaciones: embutidos, pescados crudos, productos ahumados, algunos quesos… También es imprescindible lavar muy bien las frutas y verduras que se vayan a consumir, y por supuesto, reducir la ingesta de cafeína.

¿Debo tomar algún suplemento vitamínico? Según los resultados de las analíticas, es habitual que los profesionales recomienden algún extra de hierro, calcio o yodo para hacer frente a las posibles carencias nutricionales. Pero el más importante es el ácido fólico, recomendado ya desde la búsqueda del embarazo y necesario para hacer frente a malformaciones en el feto.

¿Cómo debo cuidar mi piel? El embarazo es sin duda una época en la que el cuerpo de la mujer cambia considerablemente: la piel se estira por el aumento de peso, la barriga crece, el pecho sube de talla… Por todo ello la hidratación de la misma es fundamental desde el primer momento, no solo con el uso de cremas, sino también aumentando la ingesta de líquidos. Además, los desajustes hormonales provocan cambios en la pigmentación y es posible que aparezcan manchas, por lo que también es imprescindible el uso de protección solar.

¿Puedo practicar deporte? No solo puedes, sino que debes. Afrontar un embarazo en forma contribuirá a tu bienestar y a estar más activa, y además ayudará a tu cuerpo a prepararse mejor para el parto. Sólo debes consultar a tu médico qué ejercicio es el más adecuado. ¡Actívate!

¿Puedo seguir manteniendo relaciones sexuales? ¡Claro! Siempre que tu médico no indique lo contrario, el sexo durante el embarazo no solo no perjudica al bebé, sino que ayudará a tus músculos vaginales a estar fortalecidos para el parto. Además, muchas mujeres afirman disfrutarlas más debido a los cambios hormonales.

¿Puedo viajar? El embarazo no tiene por qué ser un impedimento si eres una viajera empedernida, siempre que tu salud sea buena y tu médico lo permita. A partir de la semana 12 de gestación, cuando las molestias típicas hayan remitido, será el mejor momento para hacerlo, pero a medida que se acerca la fecha del parto… ¡mejor posponerlo!

• Y lo más habitual… ¿seré una buena madre? ¡Claro que sí! Al ser madre primeriza es normal que sientas miedo a no estar preparada o no saber actuar, pero debes informarte bien y utilizar tu sentido común. Piensa que la madre perfecta no existe, y siempre puedes pedir ayuda a amigos y familiares cercanos. ¡No te agobies y disfruta!

volver