Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Abortos de repetición

Abortos de repetición

18-05-2015

 La organización mundial de la salud (OMS) define al aborto como la interrupción espontánea del embarazo antes de que el feto sea viable. Se considera viabilidad fetal cuando éste pesa más de 500 gramos y esto suele coincidir con las semanas 20-22 de gestación.

Mientras que la incidencia de un primer aborto en la población general oscila entre el 10-15%, la probabilidad de padecer otros abortos se va incrementado conforme más abortos se produzcan. En general, hablamos de abortos de repetición cuando este desafortunado episodio tiene lugar dos o más veces, algo que indica que probablemente haya alguna causa concreta que los ocasione.

A la pareja le surgen siempre múltiples miedos sobre la no evolución del embarazo y sabemos que entre el 50 y el 70% de los abortos espontáneos que tienen lugar durante el primer trimestre gestacional son el resultado de anomalías genéticas.

Otras causas que pueden estar implicadas son las anatómicas (10-20%), sobre todo en las gestaciones del segundo trimestre, entre las cuales destaca la incompetencia del cuello uterino. Los factores endocrinos suponen un 10-20% de la causas, siendo de especial importancia un control tiroideo para la correcta evolución de la gestación. Por último, las causas infecciosas que pueden ocasionar ruptura prematura de membranas suponen el 5% y las trombofilias junto con los factores inmunológicos, entre el 5-10%.

La presentación clínica ante un embarazo que no evoluciona correctamente puede ser muy variable: desde aquellas pacientes asintomáticas en las que la detección del aborto se diagnostica mediante ecografía en un control ginecológico rutinario a aquellas mujeres que presentan sangrados o no padecen los síntomas propios del embarazo, como náuseas, vómitos, somnolencia… No obstante, en muchas ocasiones las pacientes presentan dicha clínica y el embarazo no está evolucionando favorablemente, por lo que la única herramienta que nos da una información verídica del estado fetal es la ecografía.

¿Qué pruebas deben realizarse a las pacientes con abortos recurrentes?

En primer lugar, debemos solicitar un cariotipo a ambos miembros de la pareja para descartar posible alteraciones cromosómicas que pudiesen estar provocando anomalías fetales.

Conviene pedir una batería analítica completa en la mujer que incluya el estudio tiroideo, inmunológico, de trombofilias y del metabolismo de carbohidratos.

Además, se debe realizar una valoración anatómica adecuada en la mujer para asegurar una correcta integridad de la cavidad y del cuello uterino. Asimismo, es imprescindible descartar tabiques uterinos, miomas y otras malformaciones que pueden afectar negativamente al embarazo.

¿Qué recomendaciones y tratamientos a seguir ante esta situación?

En caso de diagnosticar un problema cromosómico o genético serán precisas técnicas de reproducción asistida que nos ayuden a descartar embriones con alteraciones (DPI) (Diagnóstico genético preimplantacional)

Como prevención, es importante hacer mediciones ecográficas de la longitud cervical para detectar si se produce un acortamiento del mismo y, por tanto, una incompetencia del cuello uterino.

Se debe pautar un tratamiento médico adecuado según los resultados analíticos obtenidos, de modo que si existe disfunción tiroidea, habría que derivar al endocrino para que se iniciaran las tomas adecuadas de hormonas y ante posibles problemas de coagulación se recurriría a la medicación apropiada.

Como recomendación final, os aconsejo que no dudéis en acudir al especialista para evitar un posible aborto ya que tienen una carga psicológica y emocional importante y hay causas que pueden ser evitables.

 

Julia Ramos, Ginecóloga especialista en Reproducción Asistida

volver