Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Alergia durante la gestación

Alergia durante la gestación

28-09-2015

La alergia es una reacción exagerada de nuestro sistema inmunitario ante una sustancia que es inofensiva para la mayoría de las personas, que se denomina alérgeno. Obviamente las embarazadas que tengan historia de alergia la seguirán padeciendo durante la gestación, pero habrá medidas tanto para prevenirlas como para tratarlas en caso de producirse.
Al entrar en contacto el alérgeno con nuestro organismo se provoca una serie de síntomas característicos que se conoce como reacción alérgica. Cuando un alérgeno penetra en el organismo, el sistema inmunitario de éste responde produciendo una gran cantidad de anticuerpos llamados IgE. Aunque ese primer contacto no produce en el individuo ningún síntoma, éste quedará “sensibilizado”, de forma que ante futuros contactos con el mismo alérgeno se van a liberar mediadores químicos responsables de los síntomas típicos de una reacción alérgica. Por tanto, podemos hablar de dos fases en el proceso alérgico: 

Primera fase: No se experimentan síntomas: fase de sensibilización.
Segunda fase: Aparecen los síntomas: fase de reacción alérgica. A partir de este momento, cada vez que el individuo entre en contacto con ese alérgeno sufrirá una reacción alérgica.

Las manifestaciones más habituales de la alergia son:
Conjuntivitis alérgica: lagrimeo, picor, enrojecimiento, escozor, hinchazón.
Rinitis alérgica: congestión y secreción nasal, picor, estornudos.
Urticaria: picor, enrojecimiento, inflamación o hinchazón de la piel.
Asma bronquial: tos, silbidos en el pecho y fatiga.

Hay cerca de 10 millones de personas que sufren de enfermedades alérgicas en España. Y aunque durante los nueve meses del embarazo las posibles alergias de la mamá no suponen un riesgo para el desarrollo del bebé, es muy importante controlarlas bien. Como recomienda la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica, el alergólogo deberá evaluar y ajustar el tratamiento en función de la patología alérgica de la madre.
Se calcula que un tercio de las embarazadas que sufren alergia no manifiestan complicaciones durante estos meses. Es más, por su condición hormonal, las alergias pueden hasta mejorar.

TRATAMIENTOS Y PREVENCIÓN
La principal medida para evitar que se desencadene una reacción alérgica es la prevención, es decir, evitar el contacto con el alérgeno. Sin embargo, la mayoría de las veces esto es difícil y aparecen las alergias. Así pues, existen diferentes tipos de tratamientos y productos específicos para aliviar los síntomas de la alergia.
Antihistamínicos
Los antihistamínicos actúan como antagonistas competitivos de la histamina: se unen al receptor H1 sin activarlo e impiden así que la histamina se una y se desencadenen los síntomas típicos de la alergia, aliviando los síntomas más rápido que con otros tratamientos. Los antihistamínicos que se administran por vía tópica alivian los síntomas con mucha rapidez.
Están disponibles en comprimidos, sprays nasales, colirios, jarabes y cremas, y son el tratamiento de elección para aliviar los síntomas más frecuentes y molestos de la alergia.
Corticoides son fármacos con acciones anti-inflamatoria e inmunosupresora, por lo que reducen las manifestaciones clínicas de la alergia. Es importante recordar que el uso de estos fármacos está asociado con muchos efectos secundarios, por lo que su uso debe ser estrictamente indicado por el médico.
Cromoglicatos: Evitan que la histamina se libere en el cuerpo y por tanto, que se desencadene la reacción alérgica. Este medicamento sólo funciona como prevención de los síntomas de la alergia y no si ya hay molestias. Por esta razón, debe tomarse con regularidad, es decir, hasta cuatro veces al día, y lo mejor es tomarlo antes del inicio de los síntomas alérgicos.
El cromoglicato despliega su amplio espectro de actividad generalmente después de dos a cuatro semanas, y la administración oportuna es, por tanto, importante. Su uso está restringida a la indicación del especialista.
Inmunoterapia:
El tratamiento con inmunoterapia (vacunas alergénicas) está indicado en determinados tipos de rinitis y asma alérgica, y en los pacientes con reacciones graves de hipersensibilidad al veneno de himenópteros (abejas y avispas). La eficacia de este tratamiento con vacunas está relacionada con la calidad del extracto seleccionado, la duración del tratamiento y la dosis administrada. Se puede utilizar en combinación con otros medicamentos y medidas preventivas.
Disponemos de dos tipos de vacunas según la vía de administración, subcutánea y sublingual.

¿Cuál es la recomendación sobre la vacunación en las embarazadas?

Lo cierto es que son buenas candidatas al tratamiento con vacunas. Una larga experiencia ha probado que las vacunas antialérgicas no son teratógenas, por lo que una paciente alérgica, en terapia con vacuna, no tiene que suspenderla en caso de quedarse embarazada. Cuando se trata de empezar una vacuna, la posibilidad de una reacción aconseja la prudencia de esperar al parto.
Es bien sabido que la vacunación antialérgica es un tratamiento de varios años de duración. Esto no significa que no se puedan obtener resultados a corto plazo, pero si se interrumpe el tratamiento, lo más probable es que el beneficio revierta y los síntomas reaparezcan con la misma intensidad que antes de empezar.
La paciente que recibe una vacuna no debe ceder a la tentación de abandonarla antes de que su alergólogo se lo autorice, aunque perciba que sus síntomas han mejorado notablemente en los primeros meses.

Consejos para aliviar la alergia en el embarazo
- Una casa limpia y ventilada evitará los síntomas. Es preferible no tener animales domésticos.
-Evitar el tabaco y la exposición al mismo, ya que esto se relaciona con el desarrollo de alergias futuras del bebé.
-Cuidar la dieta: una buena alimentación es fundamental para ayudar al cuerpo a luchar contra la alergia.

Julia Ramos, ginecóloga especialista en Reproducción Asistica en IVI Sevilla

volver