Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Las alergias durante el embarazo

Las alergias durante el embarazo

 20-04-2015

La primavera y el calor, por lo general, llegan acompañados de grandes dosis de polen, y de alergias, especialmente en abril y mayo. Durante el embarazo, las alergias son muy comunes. Alrededor de un cuarto de las embarazadas experimentan alguna. Si es tu caso, te estarás haciendo muchísimas preguntas, especialmente cómo lidiar con ellas y si existen riesgos para el bebé.


¿Por qué tengo alergia?

No se sabe con certeza. La alergia es una reacción inmunológica exagerada ante una partícula o sustancia (alérgeno) que, si se inhala, ingiere o toca, produce unos síntomas característicos.

Mientras que algunas personas parecen estar genéticamente predispuestas a las alergias, otras las pueden desarrollar como consecuencia de una exposición prolongada a potenciales alérgenos.

Los síntomas y reacciones alérgicas pueden cambiar durante el embarazo. Algunas mujeres embarazadas pueden notar que los síntomas se reducen, mientras que en otras aumentan.
Muchas mujeres que antes no tenían episodios alérgicos, se quejan de síntomas durante el embarazo. Se cree que esto es como consecuencia de los cambios de los niveles de hormonas en el cuerpo.


¿Cuáles son los síntomas de alergia durante el embarazo?

Los síntomas más comunes de la alergia al polen y el polvo son congestión nasal, estornudos, picor de nariz, oídos y paladar, ojos llorosos, y aumento de la mucosidad. Otros tipos de alergias pueden causar urticaria - protuberancias que pican - hinchazón de la cara o picor y enrojecimiento en la piel.

Algunos síntomas, como la nariz taponada, puede que no se deban a na alergia, sino a los altos niveles de progesterona que pueden producir inflamación de las mucosas nasales (congestión nasal) y que también puede hacer que los ataques reales de alergia sean mucho más incómodos.


¿Hay pruebas de alergia para el periodo de gestación?

A veces las alergias se diagnostican por los antecedentes clínicos y por los síntomas causa y efecto. Las mujeres embarazadas que tienen síntomas y no saben a qué, pueden recurrir a pruebas con extracción de sangre.

El examen de piel “test cutáneo de alergia” es la prueba más común. Se pincha la piel con cantidades muy pequeñas de alérgenos potenciales. Si la piel reacciona desarrollando enrojecimiento o picazón en el área de un determinado alérgeno, se considera a la persona alérgica a esa sustancia. Algunos especialistas recomiendan que no se haga a embarazadas salvo en situaciones muy excepcionales, puesto que a veces surgen reacciones alérgicas producidas a consecuencia del mismo.

¿Cómo afectan las alergias al bebé?

A menos que tenga una reacción alérgica severa (anafilaxia) que interrumpe el flujo de aire durante el embarazo, el bebé probablemente no se verá afectado en absoluto. No obstante, tanto para la salud de la madre como para la del feto, es muy importante que las alergias estén bien controladas bajo supervisión médica.


¿Puedo tomar medicamentos para la alergia durante el embarazo?

Durante el primer trimestre, se recomienda no utilizar ningún medicamento y evitar el contacto con los alérgenos, las partículas que desencadenan la alergia. Cuando el embarazo está más avanzado, se pueden utilizar ciertos medicamentos, pero siempre bajo la supervisión del médico.

Incluso si antes del embarazo ya se han tomado fármacos para el tratamiento de la alergia, hay que consultar con el médico acerca de su seguridad durante la gestación y no utilizarlos hasta que se obtenga su visto bueno.

La mujer no se debe automedicar. De hecho, el médico tiene la última palabra sobre cualquier medicamento que se vaya a administrar y es el profesional indicado para ayudar a desarrollar un plan de control de la alergia que sea bueno para la mamá y el bebé.


¿Qué puedo hacer para prevenir las alergias?

En materia de prevención de alergias, la mejor defensa es un buen ataque. O lo que es lo mismo, evitar en todo lo posible el contacto con los alérgenos.

 

Estos consejos pueden mejorar mucho su calidad de vida y reducir los síntomas de la alergia:

• Alejarse de las personas que fuman (no solo por las alergias, sino también porque el humo es malo para la mamá y especialmente dañino para el bebé).

• Evitar los productos químicos del hogar. Productos como los disolventes de pintura pueden provocar reacciones alérgicas.

• Aprender a respirar. Hay técnicas de respiración profunda que ayudan a eliminar las toxinas de los pulmones y ayudan a reducir los síntomas de la alergia.

• Alergia al polen: Cerrar las ventanas y limitar el tiempo al aire libre, especialmente en los días con los niveles de polen altos. Tratar de permanecer en el interior donde hay aire filtrado del aire acondicionado. Si se está al aire libre, usar gafas de sol para mantener el polen fuera de los ojos. Al llegar a casa hay que cambiarse de ropa y de zapatos y lavarse las manos y la cara para eliminar posibles restos de polen.

• Alergia al polvo: Para quitar el polvo lo mejor es utilizar una aspiradora con un filtro HEPA o un paño húmedo. Cubrir las almohadas y los colchones con una funda a prueba de ácaros es otra buena práctica. También conviene lavar toda la ropa de cama, al menos una vez a la semana, con agua caliente para matar los ácaros del polvo.

• Alergia a los alimentos: hay que evitar a toda costa los alimentos que producen alergias. También hay que revisar con mucho cuidado las etiquetas de los productos que se consumen; algunos ingredientes se esconden en los lugares más inesperados.

• Alergia a las mascotas: la mejor solución, aunque no la más deseada, es dejar que los amigos o familiares cuiden de nuestra mascota durante el embarazo. Si no podemos separarnos de nuestro gato o perro, habrá que extremar los cuidados; lavarlo frecuentemente, no dejar que utilice espacios comunes como la cama y los sillones e intentar mantenerle lo más alejado posible. Si esto no funciona, no queda más remedio que pedirle el favor a un amigo.

• Cuidar la dieta. Una buena alimentación es básica para ayudar al organismo a luchar contra la alergia. También hay que mantenerse bien hidratadas.

 

Fuente: www.maternidadfacil.com

volver