Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Alimentación de invierno para embarazadas

Alimentación de invierno para embarazadas

08-02-2016

Durante el invierno las bajas temperaturas muchas veces nos condicionan a comer más y a movernos menos. Sin embargo, si estás embarazada, debes prestar atención a tu dieta y a tu estado físico.

Una alimentación sana es fundamental, ya que proporciona la base para un sistema inmunológico listo para hacer frente a los posibles virus propios de esta estación, además de ser imprescindible para el correcto crecimiento y formación del bebé.

Por eso, ¡no dejes de seguir estos consejos que te proponemos!

Un buen plato de cuchara

Aunque con el frío apetecen menos las ensaladas, y en general la comida sana, es importante seguir una alimentación sana y equilibrada durante todo el embarazo:

  • Un buen plato de cuchara: los potajes y sopas no deberían faltar en tu mesa, incluyendo en ellos hidratos como la pasta o legumbres de todo tipo. Aprovecha e incluye en tus guisos proteínas de origen animal no muy grasas (como el pescado, el pollo o los huevos cocidos).
  • La legumbre es un recurso muy versátil que combina con verduras, pescados y carnes y nos aporta vitaminas, minerales, fibra, hidratos y proteínas de calidad.
  • En los guisos invernales son fundamentales las verduras: col, coliflor, lombarda, acelgas y espinacas son una buena opción que nos va a aportar muchos nutrientes.

No te olvides de las vitaminas y minerales

Son importantes para la reparación y el mantenimiento del sistema inmune y por ello deben estar presentes en la dieta invernal.

Vitaminas:

  • Vitamina C: cítricos, kiwis, espinacas y pimientos. La vitamina C es fundamental, ya que está implicada en la función inmunológica. Facilita la absorción de otras vitaminas y minerales y actúa como antioxidante.
  • Vitamina A: abundante en la calabaza, las zanahorias, el pomelo, el brócoli, las espinacas y también en los huevos.
  • Vitamina D: la necesidad de vitamina D se duplica durante el embarazo, ya que es imprescindible para la absorción del calcio. Los alimentos ricos en vitamina D son los lácteos, los pescados azules, la mantequilla y algunas verduras como la acelga, la lechuga o las espinacas.

Minerales:

  • Hierro: es importante para suministrarte oxígeno a ti y a tu bebé. Entre los alimentos ricos en este mineral, destacan los frutos secos, las legumbres, las hortalizas verdes y los cereales integrales.
  • Ácido fólico: puede ayudar a prevenir los llamados defectos del tubo neural, malformaciones cerebrales y de la médula espinal. Las hortalizas verdes, como las espinacas, los guisantes o el brécol, así como los plátanos, los melones o los dátiles son alimentos ricos en ácido fólico.
  • El calcio: se utiliza para construir los huesos y dientes de tu bebé. La leche y los lácteos, como el queso o el yogur, son la mejor fuente de calcio en tu dieta


La salud pasa por la nutrición, no lo olvides… y en invierno, con el frío, es especialmente importante no descuidarla debido a la ausencia de luz y el agotamiento ahora que estás esperando un bebé. Por eso, ¡sé creativa y crea tus platos más saludables para este invierno con estos consejos!
 

volver