Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Tema del mes

>

Amniocentesis, ¿qué es y cuándo es necesaria? Por la Dra. Julia Ramos

RSS
Amniocentesis, ¿qué es y cuándo es necesaria? Por la Dra. Julia Ramos

 La amniocentesis es un procedimiento invasivo utilizado para el diagnóstico prenatal. Consiste en la extracción de líquido del saco amniótico (bolsa en la que está el feto dentro del útero materno), en el cual existen células, proteínas y orina del feto que pueden ser analizadas para obtener información sobre su estado de salud.

El momento ideal para llevar a cabo esta prueba suele ser a partir de las 16 semanas de embarazo, aunque previamente debe realizarse una ecografía para valorar la posición y estado del bebé.

La técnica se lleva a cabo mediante la punción de la pared abdominal de la embarazada con una jeringuilla, hasta llegar al saco amniótico. En algunos casos, puede aplicarse anestesia local en la zona de punción, aunque en general no es necesario. El proceso está guiado siempre por una ecografía y el volumen de líquido a extraer, dependiendo de las pruebas que se deseen realizar.

El líquido amniótico puede ser analizado para conocer el grado de madurez pulmonar del feto, realizar estudios genéticos y cromosómicos, evaluar el riesgo de espina bífida o la existencia de infección. La información obtenida del estudio y análisis del líquido amniótico, permite la toma de decisiones sobre el embarazo.

Después de realizar la prueba, es conveniente que la mujer haga reposo durante las próxima 24 a 48h. Debe evitar levantar cosas pesadas, las relaciones sexuales y viajar en avión durante los dos o tres días siguientes.

Las indicaciones para realizar una amniocentesis son:

• Mujeres mayores de 38 años, ya que la edad materna supone un riesgo incrementado para presentar posibles patologías cromosómicas como el Síndrome de Down.
• Sospecha de anomalía fetal por ecografía.
• En caso de necesitar descartar enfermedades metabólicas, neurológicas….
• En los casos en los que se diagnostique una incompatibilidad de RH feto- materna; El contenido de bilirrubina en el líquido indicará si el bebé requiere una transfusión intrauterina para mejorar su situación hemodinámica.
• También es posible determinar la cantidad de oxígeno y dióxido de carbono presentes en el líquido y averiguar si el feto está recibiendo suficiente oxígeno o corre algún riesgo.

Aunque en la mayoría de los casos es un procedimiento bien tolerado, existen riesgos derivados de la realización de la técnica. Así, la amniocentesis puede desencadenar contracciones uterinas, provocando amenaza de parto pretérmino (por ello se recomienda el reposo), e incluso ocasionalmente puede provocar hemorragias.

Por estos motivos, se debe hablar con el especialista antes de tomar decisiones definitivas y practicar pruebas no invasivas previas para no someter al bebé situaciones perjudiciales innecesarias.

volver