Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Andropausia o menopausia masculina

Andropausia o menopausia masculina

Al contrario de lo que mucha gente piensa, los hombres también pueden padecer trastornos clínicos y emocionales similares a los que sufre la mujer durante el periodo de la menopausia. Efectivamente, aunque la creencia general considerar que es la mujer la única que sufre los estragos del final de la etapa reproductiva, a lo largo de este post trataremos de averiguar si el climaterio masculino es igual de frecuente y presenta una clínica tan característica como el femenino.

Por todos son conocidos los cambios que perciben las mujeres durante la menopausia, tanto a nivel emocional como físico, con múltiples molestias como cambios de humor, sofocos, insomnios, etc. Sin embargo, no es habitual hablar de la andropausia. Me pregunto si se debe a que dicho trastorno se presenta sólo en contadas ocasiones, o porque el hombre prefiere, deliberadamente, obviar este asunto que tanto puede afectar a su virilidad.

En términos médicos, la andropausia es el proceso por el cual la capacidad sexual del hombre disminuye, como resultado de la pérdida de la hormona sexual masculina. La testosterona cumple un rol fundamental en la vida del hombre; no sólo influye en muchas funciones físicas, bioquímicas y mentales, también actúa sobre los órganos sexuales, huesos, músculos, cerebro, piel y cabello. La andropausia suele ocurrir en edad avanzada, pero también hay situaciones que provocan una aparición precoz de este trastorno. Es el caso de la orquiectomía bilateral por un tumor bilateral, quimioterapia, medicaciones que bloqueen la acción hormonal…

Ocurre que, mientras en la mujer se identifica perfectamente el momento en el que se presenta la menopausia, porque hay una pérdida de sus ciclos menstruales, generalmente unida a los síntomas descritos, en el hombre este momento no se encuentra tan bien definido, ya que no es posible relacionarlo con ningún cambio físico o de comportamiento fisiológico. De hecho, un hombre puede tener la capacidad de procrear hasta muy avanzada edad, aunque su capacidad sexual se haya limitado significativamente.

En los hombres, los síntomas no son tan acusados, pero sí muy similares a los descritos por las mujeres durante la menopausia: irritabilidad, insomnio, depresión, nerviosismo, ansiedad, reducción del deseo sexual, disminución del volumen de eyaculación, deterioro óseo y circulatorio, ganancia de peso, cefaleas, sudoración nocturna…

Lo importante es saber cómo hacer frente a esta nueva etapa, pues todo este maremágnum de síntomas puede mejorar con la ayuda de un tratamiento médico adecuado. El tratamiento hormonal sustituido suele ser la terapia más usada, tanto en casos de menopausia como de andropausia, con el fin de facilitar el día a día del paciente. Además, es conveniente aumentar la actividad física, comer sano, evitar el sedentarismo, reducir el consumo de tabaco y alcohol y realizar actividades que ayuden a mejorar el estado de ánimo.

Es curioso observar cómo el paso de una etapa a otra de nuestra vida viene acompañado de variaciones hormonales, que provocan cambios en nuestro aspecto, comportamiento y forma de entender la vida. La menarquía, la pubertad, la adolescencia, la menopausia… representan momentos de transición en la vida de todo ser humano a los que debemos adaptarnos y asumir con ello el paso del tiempo como parte necesaria de nuestra existencia. Quizá identificar el paso entre las distintas etapas de nuestra vida nos ayude a tolerar mejor esos cambios a los que a veces pretendemos resistirnos.

 

Dra. Julia Ramos, ginecóloga especialista en Reproducción Asistida en IVI Sevilla

 

volver