Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Tema del mes

>

"Anticoncepción y fertilidad", por la Dra. Anabel Salazar

RSS
"Anticoncepción y fertilidad", por la Dra. Anabel Salazar

¿Pueden las pastillas anticonceptivas que tomé durante 10 años ser el motivo que me impide quedarme embarazada? Son preguntas que recibo en mi consulta con frecuencia. Existe un mito generalizado sobre cómo el uso de pastillas anticonceptivas puede disminuir la fertilidad. Y la realidad es que no existe evidencia científica a ese respecto.


Para entenderlo mejor, repasemos la fisiología del ciclo menstrual, ¿qué ocurre en mi organismo cada mes para que exista la posibilidad de quedarme embarazada? El ciclo menstrual está sometido a una regulación llevada a cabo por hormonas que se producen en el Sistema Nervioso Central y en el Ovario. La correcta relación entre estas sustancias hace que el ciclo menstrual se pueda dividir en 2 fases: La primera fase denominada folicular, proliferativa o preovulatoria y la segunda fase lútea, secretora o postovulatoria. Ambas fases separadas por el fenómeno de la ovulación.


Los anticonceptivos hormonales orales (ACO) suelen tener una combinación de estrógenos y progestágenos que van a alterar el patrón del ciclo menstrual normal, “engañando” a nuestro organismo y haciendo creer al sistema nervioso central que existe un embarazo, debido a la presencia de hormonas a través de la toma de la pastilla. La presencia en nuestro cuerpo de esta combinación de hormonas hace que no se pongan en marcha los sistemas endocrinos necesarios para que ocurra una ovulación y que no se generen los cambios necesarios para preparar el útero para albergar una gestación.


Una vez suspendida esta medicación, el organismo vuelve a tomar las riendas del control neuroendocrino del ciclo menstrual, volviéndose a instaurar las menstruaciones, y por lo tanto, volviendo a existir posibilidad de quedarse embarazada. En ocasiones, la vuelta a los ciclos menstruales normales puede verse alterada temporalmente y existe lo que se denomina “amenorrea post-píldora”, que afecta al 1% de las usuarias, un dato similar al de amenorrea secundaria en no usuarias de anticonceptivos hormonales. Si pasados 6 meses no se restauran ciclos menstruales normales, se debe consultar al ginecólogo para iniciar el estudio de amenorrea secundaria.


La percepción de que la píldora puede disminuir la fertilidad viene sobre todo en el uso prolongado. No debemos olvidar que la edad de la mujer es el principal factor de esterilidad conocido, y que ésta empieza a decaer a partir de los 35 años, y sobre todo después de los 40. Cualquier mujer que tome la píldora sobre estos rangos de edad, o la haya tomado durante largo tiempo y la suspenda para buscar embarazo pasados los 35-40 años, puede encontrarse con una dificultad para ser madre, asociada a la edad.


Por otro lado, existen efectos beneficiosos de los ACO sobre algunos factores de esterilidad como la endometriosis, ya que pueden controlar la progresión de la enfermedad en ciertos casos. Otros beneficios de las pastillas anticonceptivas son: disminución en el sangrado menstrual y en los dolores menstruales (dismenorrea).


Existen también aspectos negativos de este método. Sus hormonas pueden desencadenar problemas de coagulación y enfermedad cardiovascular en personas con antecedentes o cierta predisposición. También pueden causar malestar gastrointestinal, que a veces motivan su cambio por otro método si no se toleran pasados unos meses.


Las pastillas anticonceptivas son un método muy seguro de planificación, pero si estás pensando en tomarlas o suspenderlas la recomendación es seguir el consejo de tu ginecólogo.

Dra. Anabel Salazar

Especialista en reproducción asistida

IVI Sevilla

volver