Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Anticonceptivos después del embarazo

Anticonceptivos después del embarazo

31-10-2016

 

Tras el parto o cesárea, es importante valorar a la paciente en la consulta para revisar las heridas quirúrgicas, así como para hablar sobre la planificación familiar.

Debemos diferenciar entre la paciente que recurrirá a la lactancia materna y aquélla que, con tratamiento médico, inhibirá la producción de prolactina y evitará lo que popularmente se denomina ‘la subida de la leche’.

Así, en caso de no amamantar al bebé, los ciclos ováricos se restablecerán precozmente y se iniciará el riesgo de producirse un nuevo embarazo. En caso de lactancia materna, la menstruación es más tardía e imprevisible. La lactancia no implica que no haya ovulación y, por consiguiente, tampoco la posibilidad de volver a quedarse embarazada, es decir, no la podemos considerar per sé como un método anticonceptivo.

¿De qué métodos anticonceptivos disponemos tras dar a luz? Podríamos clasificarlos en métodos hormonales o métodos barrera.

Como método hormonal podríamos utilizar los anticonceptivos orales, los transdérmicos (parches) o bien el anillo vaginal. En caso de estar con lactancia materna, se recomiendan anticonceptivos libres de estradiol, por lo que tendremos más restringida la gama de productos y deberemos utilizar anticonceptivos sólo con progestágenos.

Los anticonceptivos se deben iniciar al comienzo del ciclo menstrual (primer o segundo día de la regla), a excepción de los tomados en caso de lactancia materna, que se inician independientemente del ciclo menstrual, ya que la mujer suele estar en amenorrea (sin regla) hasta que su ovario retome su función normal, fecha que suele coincidir, aunque no siempre, con la retirada o fin de la lactancia.

Cuando el DIU es de tipo hormonal, tiene doble efecto: por un lado, provoca una reacción inflamatoria a nivel endometrial que impediría la anidación del embrión, y, por otro, realiza un efecto deletéreo para el endometrio, que puede alterar el ciclo menstrual, refiriéndose a algunas pacientes que carecen de reglas tras el uso continuo del dispositivo.

El DIU de cobre, en cambio, sólo produce un efecto irritativo que impide la anidación embrionaria.

Por supuesto, otra opción sería el preservativo, que además de evitar el embarazo previene de contagio de enfermedades de trasmisión sexual.

Y, por último, en caso de plantearse una cesárea como vía de finalización de la gestación es importante informar a los pacientes de la posibilidad de realizar una ligadura de las trompas bilateral como método anticonceptivo definitivo e irreversible.

Otros métodos como los espermicidas o el ‘método ojino’... son menos fiables y siempre se deben combinar con otros más seguros.

 

Dra. Julia Ramos, ginecóloga especialista en Reproducción Asistida en IVI Sevilla.

volver