Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Asesoramiento médico en pacientes con sospecha de baja reserva ovárica

Asesoramiento médico en pacientes con sospecha de baja reserva ovárica
Como ya os introduje en el post anterior, en este post os voy a contar que tipo de  asesoramiento daremos a nuestras pacientes con sospecha de baja reserva ovárica.
Se nos pueden plantear distintos perfiles, pacientes sin deseo gestacional a corto plazo y pacientes que se encuentra en el proceso de diagnóstico para indicar e iniciar un tratamiento de reproducción asistida.
 
Haciendo un breve recordatorio del post previo, si nos encontramos ante una mujer sin deseo gestacional presente y con una baja hormona antimulleriana (AMH) y un bajo recuento de folículos antrales por ecografía vaginal en los primeros días del ciclo menstrual, deberíamos recomendarle preservar ovocitos mediante la estimulación ovárica controlada y posterior vitrificación de óvulos. En este caso, es importante asesorar en consulta antes de iniciar el tratamiento sobre algunas cuestiones básicas:
 
-La primera es sobre el número de ovocitos que recomendamos vitrificar. Lo ideal es al menos 8-10 ovocitos maduros para poder hacer un ciclo de fecundación in vitro (FIV) futuro en las mejores condiciones.
-La segunda es que debe quedar claro que la preservación no te asegura una gestación futura, aunque si es cierto que nos da muchas opciones de hacer un buen ciclo de FIV.
-La tercera es que pueden perderse ovocitos a la descongelación. Generalmente la tasa de supervivencia ovocitaria es aproximadamente de un 95%, pero queda supeditada a la calidad del ovocito que se vitrifica.
-Y por último, nunca debemos de perder de vista la edad a la que te consulta la paciente, ya que a partir de los 38 años, la calidad del óvulo está mermada con lo que el pronóstico de la FIV futura y la supervivencia a la descongelación ovocitaria estará disminuida.
 
El segundo caso que se nos plantea son las pacientes que se encuentran en el proceso de diagnóstico para indicar e iniciar un tratamiento de reproducción asistida. En este contexto, debemos trasmitir a la paciente la necesidad de no demorar el inicio de los tratamientos e indicar la técnica más eficaz posible. Hay ocasiones en las que no encontramos ningún problema de fertilidad añadido y la paciente tiene una edad de buen pronóstico reproductivo, en tal caso se podrían plantear técnicas con una tasa de gestación menor, como sería el caso de la inseminación artificial, pero acotando mucho los tiempos, es decir, si por protocolo se suelen hacer unos cuatro intentos de inseminación artificial en estos casos solemos recomendar un par de intentos y si no obtuviésemos resultados favorables cambiaríamos de técnica.
 
No quería finalizar este post sin antes hablaros de un caso clínico que he tenido hace poco tiempo. Acudió a mi consulta una chica con tan sólo 26 años y sin deseo reproductivo a corto plazo. Hacía unos meses había sido intervenida de endometriosis teniéndole que extirpar el ovario afectado. Ante la posible probabilidad de recidiva de la enfermedad y ser una mujer joven, había sido asesorada por su ginecóloga que debía acudir a un centro de reproducción asistida para que le informáramos sobre la posibilidad de vitrificar sus ovocitos y de esa manera preservar su fertilidad.
 
Le solicitamos una hormona Antimullerina que estaba muy baja y le realizamos una ecografía vaginal basal para valorar su reserva ovárica del ovario que le quedaba, estando ésta también muy baja. Iniciamos pronto la estimulación ovárica, siendo la respuesta al tratamiento muy pobre. Por ahora le hemos vitrificado tres óvulos teniendo la esperanza que dada su corta edad, la calidad de los mismos estará bien, y la posibilidad de repetir un ciclo de estimulación en meses próximos para incrementar su número de ovocitos.
 
 
 
Julia Ramos, ginecóloga especialista en Reproducción Asistida en la clínica IVI Sevilla.
volver