Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Bebés prematuros, ¿por qué puede ocurrir?

Bebés prematuros, ¿por qué puede ocurrir?

 06-05-2014

Hoy en día el parto pretérmino es uno de los grandes retos de la medicina perinatal. Debe ser evitado por los riesgos que conlleva y porque además, en caso de conseguir viabilidad de los bebés, éstos podrían padecer problemas en el futuro.

Un recién nacido es considerado prematuro cuando nace antes de la semana 37 de gestación, aunque a su vez, existen aquellos “muy pretérminos”, que son los nacidos antes de la semana 32 o los “pretérminos extremos”, que son los nacidos antes de la semana 28.

Hasta ahora se han encontrado múltiples causas que pueden provocar que el parto sea antes de tiempo. Te contamos cuáles son:

a) Infecciones durante el embarazo.
b) Situaciones socioeconómicas desfavorables.
c) Tabaquismo materno o consumo de otras sustancias nocivas.
d) La raza negra tiene una mayor incidencia.
e) El embarazo múltiple espontáneo o tras el uso de técnicas de reproducción asistida.
f) Hipertensión arterial materna mal controlada.
g) Fetos con patologías durante el embarazo.
h) Estrés durante el embarazo.
i) Patología ginecológica asociada, como incompetencia del cuello uterino.

En caso de llegar a provocarse un parto pretérmino, debe realizarse en un ambiente hospitalario donde el recién nacido sea atendido por especialistas con un soporte asistencial adecuado desde el primer momento.

Los posibles daños que puede sufrir el bebé son consecuencia de dos factores principales: la situación de hipoxia, que significa falta de oxígeno por incapacidad de adaptación respiratoria al suprimir el aporte materno, y la inmadurez, debido a no cumplir su desarrollo adecuado de formación en el vientre materno.

Por todo ello, nuestra recomendación es que debemos evitar en la medida de lo posible esta situación. Hay muchas formas de conseguirlo, como por ejemplo, llevando una vida sana y sin estrés para evitar que se provoquen contracciones uterinas anticipadas. Además se debe consultar al ginecólogo ante cualquier sospecha de infección, bolsa rota o percepción de contracción uterina.

En caso de recurrir a técnicas de reproducción asistida, se debe intentar transferir los embriones de forma individual, ya que como hemos comentado en otras ocasiones, las gestaciones múltiples siempre están expuestas a mayor riesgo. Además nunca hay que dejar de acudir a las visitas ginecológicas recomendadas.

El embarazo es un periodo fundamental para garantizar un futuro adecuado de nuestro bebé, por lo que tenemos que poner todo nuestro empeño en que las cosas evolucionen de forma adecuada.

volver