Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

El camino hacia la maternidad sin pareja

El camino hacia la maternidad sin pareja

 07-09-2015

Hoy en día muchas mujeres afrontan el desafío del embarazo y la maternidad sin la compañía de una pareja, una opción cada vez más extendida sobre la que queremos profundizar en este post.

Como sabemos, el reloj biológico no perdona, pero el estilo de vida y la sociedad en la que vivimos actualmente hacen que muchas mujeres no tengan tiempo o no hayan encontrado una pareja estable con la que dar el paso de la maternidad. Sin embargo, ser madre es algo a lo que no están dispuestas a renunciar.

Así, ya sea a través de la adopción o a través de técnicas de reproducción asistida, ser madre soltera es una práctica que se sitúa como una alternativa cada vez más habitual entre las mujeres. No obstante, debemos ser conscientes de que comenzar este camino implica una reflexión en profundidad, apoyo y paciencia, pues en ocasiones el proceso puede alargarse más de lo esperado.

En el primer caso, el de la adopción, se recomienda comenzar el proceso tan pronto como sea posible, pues al intervenir múltiples personas, departamentos y normativas de diferentes países puede prolongarse más tiempo del deseado. Además, un dato importante es que las familias monoparentales se sitúan en el tercer puesto para recibir niños en adopción, después de los matrimonios heterosexuales y las parejas que conviven sin casarse, y solo por delante de las parejas homosexuales.

Sin embargo, la opción más recurrente hoy en día es optar por llevar a cabo un tratamiento de reproducción asistida. De hecho, según la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), en España cada año 1.500 mujeres sin pareja se someten a tratamientos de fertilidad, aunque el éxito de los mismos dependerá de la edad de la futura madre, el estado de salud y el tipo de tratamiento:

  • La inseminación artificial con semen de donante es la primera alternativa si la mujer no tiene problemas de fertilidad. Se trata de una técnica sencilla, ya que consiste en colocar una muestra de semen previamente seleccionada y preparada en el interior del tracto genital femenino.
  • En caso de que la mujer presente problemas reproductivos (edad tardía, trompas obstruidas, disfunción ovárica…), la principal alternativa será recurrir a una Fecundación In Vitro (FIV). Esta técnica consiste en propiciar el encuentro entre el óvulo (ya sea de donante o propio) y los espermatozoides seleccionados en el laboratorio. Una vez que el óvulo es fecundado, se transfiere al útero de la mujer.

En cualquier caso, y sea cual sea la alternativa, se trata de una decisión que requiere de una reflexión en profundidad y valoración previa, pues al alto coste económico se une un importante cambio emocional.

Sin embargo, tener un hijo cambia la vida a todos, ya sea con pareja o sin ella. Por ello, si te lo estás planteando, lo mejor que puedes hacer es informarte bien, rodearte de familia y amigos que te apoyen y disfrutar de tu camino hacia la maternidad :-)

volver