Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Coitos programados

Coitos programados

 23-03-2015

Cuando el embarazo no se consigue, comienzan los miedos y la intranquilidad en las parejas. Sin embargo, cada vez disponemos de más información y la comunicación sobre el tema de reproducción a nivel social es más abierto, con lo que el boca a boca nos facilita saber qué tenemos que hacer cuando nuestro bebé tan deseado no llega.

En primer lugar debemos consultar a nuestro ginecólogo para exponer nuestro caso. Generalmente a partir de ese momento se inician una serie de pruebas diagnósticas para valorar nuestra situación.

Los especialistas tendrán en cuenta factores que puedan afectar a la fertilidad y solicitarán pruebas básicas que ahora expondremos. Es importante no obviar la edad de la paciente, ya que aunque el resto del estudio de fertilidad sea normal, una edad por encima de los 35 años ya orienta al facultativo a indicar técnicas de reproducción asistida antes de que el paso del tiempo se ponga más en su contra. La regularidad del ciclo menstrual también influye, puesto que ciclos irregulares orientan a fallos en la ovulación y hacen más difícil la búsqueda de embarazo (al desconocer el momento fértil del mes).

Por ello, hay que realizar una exploración ginecológica detallada que incluya ecografía para valorar la integridad del aparato reproductor femenino. Sin embargo, la funcionalidad y permeabilidad de las trompas de Falopio, órgano fundamental para que puedan encontrarse el óvulo y el espermatozoide, precisan de técnicas adicionales para su evaluación.

Una vez finalizada la exploración, se pueden pedir analíticas hormonales y de ciertos gérmenes que también pueden aportar datos importantes para el diagnóstico.

La prueba de valoración de las trompas de Falopio queda supeditada a los resultados que obtengamos del estudio básico del semen (seminograma). Si éste nos informa de resultados muy deteriorados, el camino a seguir podría ser otro.

Pues bien, si todos los resultados son normales y se cataloga que la infertilidad es de origen desconocido, el primer escalón terapéutico que nos puede ayudar a conseguir el embarazo son los llamados coitos dirigidos o programados. Éstos consisten en realizar un control ecográfico del ciclo, con o sin medicación, para indicar a la pareja los días fértiles en los que se deben mantener relaciones sexuales para aumentar las probabilidades de gestación.

¿Qué pasos se deben seguir para llevar a cabo un coito programado?

En primer lugar debemos realizar una ecografía basal en los primeros días del ciclo menstrual (entre el primer y el tercer día) para verificar la ausencia de quistes y folículos persistentes de ciclos previos.

Posteriormente se repetirá la ecografía vaginal entre los días 9 y 12 del ciclo para medir el diámetro del folículo seleccionado, y cuando éste alcance unos 15-16 milímetros de diámetro, se podrán plantear dos opciones:

  1. Si se opta por no usar ningún tipo de medicación, podemos indicar a las pacientes las tiras de LH en orina. Se indicarán las relaciones sexuales mantenidas entre las 12-24 horas posteriores al pico de LH que se detecte en la orina.
  2. Administración de una inyección subcutánea de HCG-r cuando el folículo alcanzara un diámetro aproximado de unos 18-20 milímetros. La ovulación en este caso se produce a las 36 horas, momento en el cual se recomiendan las relaciones sexuales.

Tras ambas alternativas, se indicará progesterona vía vaginal 200 mg/día después de haber mantenido las relaciones sexuales recomendadas.

Este protocolo estaría indicado en parejas de buen pronóstico reproductivo, mujeres jóvenes de menos de 35 años con buena reserva ovárica, esterilidad de corto tiempo de evolución y ciclos menstruales espontáneos regulares.

En ocasiones este tratamiento puede acompañarse de una medicación que facilita la selección de un mayor número de óvulos por ciclo, llamada Citrato de Clomifeno (CC). La dosis oscila entre 50-150 mg/día durante cinco días y el inicio del tratamiento se recomienda desde el 2º al 5º día de inicio del ciclo menstrual. Este tipo de medicación siempre debe estar prescrita y guiada por el ginecólogo que indique el tratamiento, ya que de lo contrario pueden acontecer efectos adversos.

No se recomienda realizar más de 6 ciclos de CC, incluso es interesante saber que la mayoría de las parejas que conseguirían gestación con esta técnica lo lograrán en los 3 primeros ciclos. Con esto os oriento a distintas pautas terapéuticas que se pueden seguir antes de precisar técnicas de reproducción asistida más sofisticadas. En cualquier caso, lo que no se debe olvidar nunca es que los tratamientos han de llevarse a cabo bajo la supervisión de un profesional.

Julia Ramos, Ginecóloga especialista en Reproducción Asistida.

volver