Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Cómo afecta la ansiedad al embarazo

Cómo afecta la ansiedad al embarazo

25-01-2016

La ansiedad durante el embarazo suele ser frecuente, ya que en esta etapa la mujer está expuesta a cambios físicos y hormonales. Por otro lado, hay una preocupación adicional por el desarrollo y bienestar del bebé, así como miedos por la responsabilidad que acarrea el nacimiento del bebé. Por ello, los momentos de ansiedad son normales siempre que no sean constantes o lo suficientemente importantes como para condicionar la actitud y la vida de la paciente, impidiendo llevar a cabo sus actividades normales.

Es cierto que un estado de ansiedad mantenido durante la gestación puede acarrear problemas obstétricos y en el bebé (de hecho, los partos prematuros o el bajo peso al nacer son prueba de ello). Se piensa que los daños ocasionados en el feto podrían ser debidos a un exceso de cortisol plasmático que podría pasar la barrera placentaria.

Los síntomas de un cuadro ansioso del tipo de intranquilidad, insomnio, etc. son difíciles de tratar, ya que el punto diana sería cambiar la forma de afrontar las preocupaciones que originan los síntomas. Por lo tanto y aunque parezca muy básico, es fundamental ser conscientes de que sufrir un poco de ansiedad de forma ocasional puede ser completamente normal. Si es leve, se pueden seguir algunas recomendaciones para disminuirla:


- Remodelación del estilo de vida: hay que considerar posibles cambios en el ritmo de vida durante el embarazo, así como en la dieta o la realización de actividades físicas que mejoren el estado de nerviosismo. Como sugerencia os recomiendo el yoga o practicar pilates... Además, es muy recomendable realizar respiraciones lentas y conscientes (al menos entre 10 y 20) cuando detectamos que se inicia una situación de ansiedad.


- Planificar y racionalizar: ya que el embarazo supone un cambio vital importante, una buena organización ayudará a sobrellevar las distintas fases de una forma más racional y calmada.


En el lado contrario, si los episodios de ansiedad se sucediesen de forma continua e importante, sería imprescindible consultar con el profesional en la materia. En caso de ser requerido, y siempre bajo prescripción de un facultativo, existen psicofármacos que ofrecen un perfil de seguridad adecuado para ser usados durante la gestación y lactancia. Sólo con informar a las pacientes de esta posibilidad ya muchas de ellas pueden controlar los síntomas sin usar medicamentos, ya que se sienten más tranquilas sabiendo que en caso de necesidad pueden recurrir a ellos.
Os recomiendo no ocultar vuestros miedos y compartir vuestras preocupaciones para que éstas no vayan a más y podáis liberaros y recibir ayuda si fuese necesario.

Julia Ramos, ginecóloga especialista en Reproducción Asistida en IVI Sevilla.

volver