Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

¿Cómo afecta el estrés a la fertilidad masculina y femenina?

¿Cómo afecta el estrés a la fertilidad masculina y femenina?

Como todos sabemos, el estrés es una de las grandes amenazas que afectan a la fertilidad tanto en hombres como en mujeres. Aproximadamente un 20% de las parejas que consultan a especialistas acerca de sus problemas para conseguir el embarazo no tienen una causa fisiológica aparente que pueda explicar el problema, y estos factores desconocidos se han relacionado en muchas ocasiones con el estrés.

El estilo de vida ajetreado, el exceso de trabajo y la preocupación excesiva a la hora de intentar buscar el embarazo son las razones principales que influyen de forma directa en la fertilidad de las personas.

Si estás buscando quedarte embarazada debes saber que los altos niveles de marcadores de estrés dificultan esto, por lo que es necesario que liberemos de nuestro cuerpo este factor que afecta tan negativamente a nuestra fertilidad y la de nuestra pareja.
Según los datos, las mujeres con altos niveles de estrés y ansiedad pueden ovular hasta un 20% menos que una mujer en una situación normal o hacerlo de manera irregular, por lo que las posibilidades de que sus óvulos sean fecundados disminuyen notablemente. Por su parte, los hombres tampoco se libran, y es que el estrés puede influir negativamente en la calidad de su esperma al disminuir la producción de espermatozoides.

Así pues, mejorar nuestra calidad de vida y poner a raya el estrés puede ser el primer paso en el camino para mejorar la fertilidad, ya sea de manera natural o a partir de tratamientos de reproducción asistida. En este sentido, un buen comienzo será siempre mantener una comunicación fluida con tu pareja o amigos, aceptando la situación y tomando medidas. Pero además, existen otras opciones que pueden ayudarte a reducir el estrés, como practicar algún deporte, yoga o meditación, buscar nuevas distracciones como ir al cine o leer, mejorar tus horas de sueño, dedicarte más tiempo a ti misma o fomentar tus relaciones sociales. Si no, también puedes plantearte acudir a terapias de grupo donde te ayudarán a controlar tus pensamientos y emociones.

¡Relájate! Sólo de esta forma conseguirás favorecer la fertilidad. De todas formas, no te olvides de consultar con tu médico cualquier duda que tengas sobre la infertilidad; él será el que mejor te pueda aconsejar y guiar en el camino de conseguir tu deseado embarazo.
 

volver