Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Cómo afecta tu dieta a la fertilidad

Cómo afecta tu dieta a la fertilidad

04-06-2018

 

Que una persona sea más o menos fértil depende de múltiples factores que se relacionan de forma directa entre sí. Y, aunque los más determinantes son los referidos a cuestiones genéticas y hormonales, disfrutar de una buena salud y tener buenos hábitos para lograrlo también es fundamental.

Tener una buena alimentación es uno de ellos y, al igual que influye en nuestra salud general, se trata de un elemento que repercute en la fertilidad. Por este motivo, para los futuros mamás y papás cuidar lo que comen es algo a lo que deben prestar atención.

Una de las primeras ideas que nos viene a la cabeza al hablar de la alimentación es nuestro peso. En este sentido, es importante saber que la obesidad siempre va a jugar en contra para nuestra fertilidad para hombres y mujeres por igual. De hecho, algunos especialistas sostienen que una de las primeras vías para acometer un tratamiento de fertilidad es la pérdida de peso. Además, hay que tener en cuenta que tener un peso bajo es igual de malo que tener sobrepeso

Hay que destacar que no existe ninguna dieta milagrosa para quedarse embarazada, pero se han observado que el consumo de ciertos alimentos favorecen este objetivo. Uno de ellos son los hidratos de carbono, aunque no en referencia a su cantidad, sino de su tipo. Los que se digieren mejor no son los más indicados, tales como las patatas, el arroz o el pan blanco. En este caso, los mejores son aquellos ricos en fibras, como el pan o la pasta integrales.

Un alimento que está especialmente contraindicado es la comida rápida y todas aquellas que contengan grasas saturadas. Se trata de una indicación bastante intuitiva, pero que es necesario destacar, ya que incluso un consumo mínimo puede lastrar fuertemente la salud y la fertilidad. No obstante, el resto de ácidos grasos procedentes de alimentos sanos, como el aceite de oliva o el pescado, aunque no favorecen la fertilidad es importante no excluirlos de nuestra dieta.

Las proteínas es un nutriente que no hay que perder de vista, ya que son un sustento básico para nuestro organismo y, por lo tanto, también para nuestra fertilidad, aunque su origen es determinante para su efectividad. Las proteínas animales no son recomendables frente a las de origen vegetal. Por contra, las legumbres suponen un beneficio para las mujeres que lo toman.

Asimismo, según algunos estudios la leche otorga una verdadera inyección de fertilidad. Pero hay que advertir que la desnatada no es efectiva, ya que esta propiedad positiva se la proporciona la nata, capaz de ayudar a la ovulación y a la concepción.

Como puedes ver la alimentación es un elemento importante en el que se apoya tu buena salud en general y tu fertilidad, además de la salud de tu pequeño durante su gestación. Así que ya sabes, es importante tener siempre una dieta saludable y equilibrada.

volver