Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Cómo calcular correctamente tus semanas de embarazo

Cómo calcular correctamente tus semanas de embarazo

17-10-2016

 

Algo que puede parecer tan básico como el hecho de saber contabilizar las semanas de una gestación es fundamental para poder controlar de forma adecuada el desarrollo de nuestro futuro bebé. Debemos tener en cuenta que en cada semana gestacional los ginecólogos esperamos encontrar unas medidas en el feto y unas características en las estructuras colindantes, tales como la placenta, líquido amniótico, etc. Si éstas no coinciden por un cálculo incorrecto de las semanas de embarazo, podemos diagnosticar patologías de forma incorrecta y realizar indicaciones médicas no adecuadas.

Las semanas de embarazo comienzan a contabilizarse desde el primer día de la última menstruación que padezca la futura mamá. Esto es así ya que un embarazo se inicia desde el momento en el que el óvulo que será fecundado inicia su periodo de maduración, que coincide con el inicio del ciclo menstrual.

El problema surge en las pacientes que tienen sus ciclos muy irregulares, como ocurre en los casos de ovario poliquístico, ya que, aunque el inicio de su embarazo se sigue considerando el primer día de su última regla, posiblemente la ovulación haya sido más tardía, es decir, no sobre el día 12-14 del ciclo, como ocurre en las pacientes cuyos ciclos regulares son de unos 28 días. Por tanto, la fecundación y la implantación del embrión también estarían retrasadas. Esto implica que en las primeras ecografías podamos encontrar una discordancia entre desarrollo fetal y fechas estimadas de gestación.

En estos casos, el cronograma del embarazo deberíamos ajustarlo en la primera ecografía que realizaríamos a la embarazada. Así, si en la primera ecografía valorásemos un desajuste de dos semanas entre la fecha del inicio de la última regla (FUR) documentada por la paciente y el desarrollo de las estructuras embrionarias, habría que reajustar la fecha de última regla y tener en cuenta dicho ajuste en las ecografías sucesivas.

Lo descrito anteriormente nos serviría en caso de referirnos a gestaciones que se consiguen de forma natural. Por ello, debemos quedarnos con la fecha del inicio de la última regla, que será el dato que nos pedirán nuestros ginecólogos o matronas. No obstante, otra circunstancia cada vez más frecuente es que el embarazo se logre mediante técnicas de reproducción asistida. En estos casos, la fecha del inicio del embarazo, que denominamos FUR corregida, es más acertada aún, ya que datamos el embarazo cuando sabemos que se ha implantado el embrión y va relacionado con los días que la paciente ha utilizado una hormona denominada progesterona.

Con estos datos, esperamos que, en caso de buscar embarazo, no olvidéis anotar cuándo se producen los primeros días de la regla, con el fin de conseguir una mayor tranquilidad en el seguimiento de vuestro bebé.

 

 

Dra. Julia Ramos, ginecóloga especialista en Reproducción Asistida en IVI Sevilla.

 

volver