Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

¿Cómo se mide la reserva ovárica?

¿Cómo se mide la reserva ovárica?

 La reserva ovárica es la capacidad de respuesta de los ovarios a una estimulación en un ciclo de FIV. Para conocer el número de óvulos que podemos esperar tras la estimulación mediante hormonas de los ovarios, es necesario realizar una serie de pruebas.

La Sociedad Española de Fertilidad (SEF) recomienda iniciar los estudios básicos de esterilidad tras un año de retirada de los medios anticonceptivos, siempre y cuando la mujer sea menor de 35 años. Cuando se supera esa edad o cuando cualquiera de los miembros de la pareja presenta alguna sospecha de que su fertilidad pueda estar comprometida, los estudios deben realizarse tras unos seis meses.
 
¿Cómo se mide la reserva ovárica?
 
Para valorar la reserva ovárica de una mujer existen diversas pruebas, pero las que mayor valor predictivo tienen son la ecografía vaginal, la analítica hormonal y la analítica de la hormona antimülleriana:
 
·En la ecografía vaginal se mide el número de folículos antrales, es decir, el número de folículos que se pueden hacer crecer durante la estimulación e indirectamente el número de óvulos que se pueden obtener.
 
·La analítica hormonal se realiza entre el segundo y quinto día del ciclo para medir la Hormona estimulante del folículo (FSH) y el estradiol. Los niveles de FSH indican si la hipófisis ha de realizar un esfuerzo importante para poner en marcha un ciclo natural o no. Cuantos más altos sean los valores, más riesgo existe de ausencia de respuesta a la estimulación. Se consideran que puede existir una baja reserva ovárica si estamos ante valores superiores 10 mUI/ml. Los valores normarles serían FSH por debajo de 10 UI/L y el estradiol inferior a 100 pg/mL.
 
·A través de la analítica de la AMH (hormona antimülleriana) se mide indirectamente el número de folículos pequeños capaces de crecer. Se consideran buenos los valores de AMH entre 2 y 4 ng/mL. Por encima de 4 ng/mL existe riesgo de hiperestimulación ovárica por respuesta excesiva a la estimulación y por debajo de 1,5 ng/mL existe el riesgo de conseguir menos óvulos de los óptimos para realizar un ciclo de FIV. La AMH tiene una gran ventaja: es independiente del ciclo menstrual de la mujer y se puede realizar cualquier día.
 
Por lo tanto, los marcadores que indican una baja reserva ovárica serían: un bajo contaje folicular, FSH superior a 10 UI/L y/o estradiol superior a 100 pg/mL y AMH inferior a 1,5 ng/mL.
 
¿Qué puedo hacer si el análisis muestra una baja reserva ovárica?
 
La reserva ovárica nos indica indirectamente las posibilidades de embarazo que se tienen al realizar un ciclo de reproducción asistida con óvulos propios. El tratamiento posterior dependerá siempre de los resultados de las pruebas realizadas, la edad y el historial médico de la pareja, pero desafortunadamente no existe ningún método demostrado que mejore una baja reserva ovárica una vez confirmada. En los casos de reserva ovárica muy baja en los que no es posible obtener óvulos propios el tratamiento indicado es la donación de óvulos. En la actualidad es el tratamiento de esterilidad con mayor tasa de éxito, ya que se utilizan óvulos donados procedentes de mujeres jóvenes y sin problemas de esterilidad. Dadas las buenas tasas de embarazo se puede plantear la transferencia de un solo embrión, lo que evita el riesgo de una gestación múltiple.
 
 
Dra. Cristina Guix ginecóloga especialista en Reproducción asistida en IVF Barcelona
volver