Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Consejos antes de una inseminación artificial

Consejos antes de una inseminación artificial

 07-03-2016

Los consejos que se pueden dar antes de una inseminación artificial son muy parecidos a los que se podrían dar antes de cualquier embarazo, pero no por ello tienen menor importancia. En ningún caso hay que descuidar el estado básico de salud, ya que repercute en las posibilidades de conseguir un embarazo antes o después con los tratamientos de reproducción, además de que puede interferir también en que el embarazo se desarrolle de forma saludable.
Los consejos que planteamos para antes de una inseminación artificial son los siguientes:


1. SEGUIR UNA DIETA SALUDABLE: Es fundamental tener una dieta completa y saludable. Los alimentos que se recomiendan en la mujer para mejorar su fertilidad son aquellos con alto contenido en hierro y vitaminas (fuente importante de antioxidantes). Se recomienda reducir los hidratos de carbono de absorción rápida y las bebidas estimulantes (no tomar más de 200 mg. de cafeína al día). En el caso del hombre, se recomienda aumentar la cantidad de ácido fólico (verdura de hoja verde y cereales), zinc (legumbres), vitamina D, vitamina C y calcio (presente en lácteos o salmón).

2. CONTROLAR EL PESO: El sobrepeso condiciona la fertilidad y aumenta el riesgo de aborto y las posibilidades de presentar diabetes o hipertensión en el embarazo. En el caso de la mujer, el sobrepeso puede disminuir la calidad de los óvulos y alterar el ciclo de ovulación normal. Cuando se hace un tratamiento de inseminación artificial, la respuesta a la medicación también puede verse disminuida por el sobrepreso. En el caso del hombre, el sobrepeso puede producir alteraciones en el ADN de los espermatozoides.

3. DEJAR EL TABACO: Consumir tabaco afecta a la fertilidad y también al desarrollo del futuro bebé. Por estos motivos, se recomienda dejar de fumar o reducir al máximo el consumo de tabaco antes de una inseminación artificial. Las sustancias tóxicas del tabaco tienen efectos negativos sobre óvulos y espermatozoides. En el caso de los espermatozoides, se aumenta la fragmentación de ADN y, por tanto, el posible riesgo de aborto.

4. ELIMINAR EL CONSUMO DE ALCOHOL: El consumo de alcohol debe eliminarse o reducirse al máximo antes de una inseminación artificial, ya que repercute sobre la calidad de los óvulos y del semen, produciendo una disminución en la fertilidad de la pareja. También puede causar complicaciones durante el embarazo. No se recomienda sobrepasar las 6 unidades (entendiendo por unidad una cerveza o copa de vino) de alcohol semanales.

5. ASEGURARSE DE QUE SE TIENE UN APORTE SUFICIENTE DE VITAMINA D. La vitamina D es fundamental en las pacientes que se van a someter a un tratamiento de inseminación artificial, porque está directamente relacionada con la fertilidad. El déficit de vitamina D se ha observado con más frecuencia en la endometriosis, el síndrome de ovario poliquístico, la presencia de miomas y el fallo ovárico prematuro. En el embarazo, también se ha asociado a hipertensión y diabetes gestacional. Es necesario tener una dieta equilibrada y tomar el sol unos 20 minutos al día, aunque en algunos casos puedan ser necesarios suplementos de esta vitamina.

6. SUPLEMENTOS DE ÁCIDO FÓLICO: Con la toma de un suplemento de ácido fólico antes y durante el embarazo se reducen las posibilidades de que el bebé desarrolle alteraciones como espina bífida, labio leporino o fisura palatina. Se recomienda un suplemento de 400 microgramos de ácido fólico al día desde 3 meses antes de producirse el embarazo en aquellas mujeres que quieren quedarse embarazadas o que se van a someter a un tratamiento de reproducción. Si el metabolismo de la paciente no maneja bien el ácido fólico, se recomienda incrementar el aporte externo de ácido fólico a 5 o 7,5 mg. al día asociado a la vitamina B.

7. HACER DEPORTE: En general, se recomienda hacer 30 minutos de deporte al día para cualquier persona. En las pacientes que se van a someter a una inseminación artificial, se recomienda el ejercicio aeróbico, que se debe mantener durante el tratamiento y en el embarazo. En el caso del hombre, se recomienda limitar el ciclismo a menos de una hora al día, ya que es el único deporte vinculado con la disminución de fertilidad en el hombre.

8. VISITAR AL DENTISTA: La salud bucodental es muy importante durante el embarazo, ya que aumenta el riesgo de sangrado de encías, caries, gingivitis y sensibilidad dentaria. Por eso, se recomienda realizar una visita al dentista antes de una inseminación artificial.

9. REVISIÓN GINECOLÓGICA COMPLETA: Antes de empezar un tratamiento de inseminación artificial se recomienda una revisión ginecológica completa. Hay que tener una citología de hace menos de un año y una exploración de mamas reciente (ecografía y/o mamografía según la edad de la paciente y antecedentes familiares). Se recomienda descartar la presencia de enfermedades infecciosas que pueden afectar al embarazo o a la fertilidad (realizar análisis de sangre, cultivos de la vagina y del cuello del útero) y alteraciones de tiroides.

10. REVISAR EL SEMINOGRAMA Y VIGILAR LA TEMPERATURA ESCROTAL: Antes del tratamiento de inseminación artificial se necesita saber si la movilidad y el número de espermatozoides son adecuados para conseguir el embarazo. Ello se puede conocer mediante la prueba del seminograma. El aumento de la temperatura escrotal también es perjudicial para la producción de espermatozoides. Algunas recomendaciones consisten en evitar la vida sedentaria, evitar usar ropa muy ajustada, intentar evitar poner ordenadores portátiles sobre el regazo, no tomar baños muy calientes de forma prolongada y evitar guardar el móvil en el bolsillo del pantalón para no someter a los testículos a la exposición de ondas electromagnéticas.


Dra. Laura Blasco Gastón. Ginecóloga especialista en Reproducción Asistida
URH García del Real, clínica de inseminación artificial

volver