Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Consejos para no engordar de más en el embarazo

Consejos para no engordar de más en el embarazo

15-10-2013

¿Cuántas veces has escuchado que durante el embarazohay que comer por dos”? Nada más lejos de la realidad, en este post echamos abajo ese mito y te ofrecemos todos los consejos para una buena alimentación para ti y tu bebé, ¡manteniendo la línea!

Como sabes, el peso de la madre influye enormemente en el desarrollo del feto y en la evolución del embarazo. Todas las mujeres engordan una cierta cantidad de kilos que son considerados normales para la situación, entre 9 y 12 kg dependiendo del peso, altura, complexión y actividad física de la futura mamá. Sin embargo, se recomienda no aumentar más de esa cantidad de peso, ya que además de que puede ser considerado perjudicial, te encontrarás con el problema de cómo recuperar la forma tras el parto.

Durante los dos primeros meses de gestación es probable que engordes poco o nada, debido en parte a las típicas náuseas de esta etapa, los antojos, cambios de apetito… y no será hasta el segundo trimestre cuando empieces a coger un aumento de peso progresivo. En esta etapa tu bebé crece despacio y tú tienes hambre constantemente, así que aumentarás aproximadamente 300g a la semana. Pero en la recta final del embarazo, el espectacular crecimiento del feto, junto con la tendencia a retener líquidos, harán que tú y tu barriga no dejéis de crecer. La ganancia, de aproximadamente 1,5kg al mes, es casi inevitable: se producirá a pesar de que, agobiada y cansada del embarazo, comas incluso menos que antes.

Así que, para evitar coger esos kilos de más, te ofrecemos una serie de consejos con los que estarás sana y en tu línea, ¡atenta!

Haz cuatro o cinco comidas al día: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. En caso de náuseas o vómitos, deberás comer menos cantidad pero más a menudo.
Aumenta el consumo de frutas y hortalizas: te ayudarán a paliar el estreñimiento propio de tu estado.
Evita el picoteo entre horas: especialmente trata de reducir al mínimo los productos de bollería, chocolates, refrescos… ¡intenta no abusar de los antojos!
No consumas bebidas alcohólicas: pueden producir efectos nocivos en el bebé y además aportan calorías vacías, sin nutrientes.
Toma productos lácteos desnatados o semidesnatados: para cubrir las necesidades de calcio no deben faltar tres raciones de lácteos al día.
El hierro es fundamental en este periodo: las carnes rojas bien cocinadas, el pollo y el pescado no deben faltar en tu dieta.
Acompaña tu dieta de suplementos nutricionales de ácido fólico e incluso hierro y calcio, siempre que tu médico así lo recomiende.
• Siempre puedes acompañar tu alimentación de una actividad física especializada. Las embarazadas sí pueden hacer ejercicio, lo importante es que estés bien asesorada. Ejercicios de pilates, yoga o natación te harán sentir bien físicamente y te prepararán para el momento del parto, además de mantenerte en forma.
 

 

volver