Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Cuidados de la alergia en el embarazo

Cuidados de la alergia en el embarazo

17-05-2016

 El polvo, el polen, los animales… Toda clase de alérgenos ambientales se encuentran a tu alrededor. Si tu cuerpo es particularmente sensible a alguno de ellos, seguramente estés acostumbrada a los estornudos, mocos, reacciones alérgicas, etc. Pero, ¿qué pasa si los síntomas aparecen cuando estás esperando un bebé?

Las alergias son muy comunes durante el embarazo. De hecho, una cuarta parte de las mujeres embarazadas las experimentan en algún momento durante los nueve meses. Y no todas son mujeres que hayan sido diagnosticadas como alérgicas antes de concebir, sino que algunas de ellas sólo experimentan los síntomas durante el periodo de gestación.

 

¿Qué puedes hacer si tienes alergia y estás embarazada?

En primer lugar, debes hablar con tu médico para saber si los síntomas que padeces son propios de una alergia o bien se trata sólo de una congestión nasal. Si determina que se trata de una alergia, es muy importante que durante el embarazo pienses por dos. Tienes que recordar que cualquier patología que padezcas durante los meses de gestación no sólo te afecta a ti, sino también a tu bebé, y la alergia no es una excepción. Por ello, si éste es tu caso, tienes que prestar especial atención a cualquier brote que pueda surgirte.

En caso de sufrir un ataque de alergia, debes acudir al personal sanitario de tu confianza y comentarle el caso para que te asesore con el mejor tratamiento posible para ti y que no conlleve riesgos para el feto, sobre todo si se encuentra en los tres primeros meses de gestación, que es cuando se forman la mayoría de los órganos.

En cuanto al control ambiental, debes evitar el contacto con la fuente de los alérgenos en la medida de lo posible. Cuanto menos contacto tengas con los causantes de la alergia, mejor para ti y para tu bebé. Ten en cuenta que esta medida preventiva te ayudará a tomar menos fármacos y, así, reducir el riesgo que la ingesta de medicamentos puede llegarle a suponer al feto.

Además, si tu alergia se debe a factores externos como plantas, animales, etc., puedes seguir otros trucos, como los siguientes:

• Evita pasar mucho tiempo en la calle durante las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde, porque es cuando los niveles de polen están más altos.

• Mantén las ventanillas cerradas cuando viajes en coche.

• Coloca filtros en los aparatos de aire acondicionado y cámbialos con frecuencia.

• Usa gafas de sol cada vez que salgas a la calle para evitar que los alérgenos entren en contacto con los ojos.

• Dúchate y cámbiate de ropa en cuanto llegues a casa para impedir que los alérgenos se adhieran a las prendas.

• Evita la realización de actividades que puedan implicar que el alérgeno se remueva, como cortar el césped o barrer.

• Evita tener plantas que polinicen a través del aire.

• No duermas cerca de árboles y plantas.

volver