Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Cuidarte en Navidad durante el embarazo

Cuidarte en Navidad durante el embarazo

19-12-2016

Apenas quedan unos días para que comiencen las fiestas navideñas. El estrés de los preparativos empieza a notarse, pero no debes olvidar que, si estás embarazada, debes tomarte las cosas con más calma y dejar que te cuiden y te ayuden.

• Sobre todo, intenta adaptar tu estilo de vida a las necesidades de tu embarazo; te hará descansar más y tomarte las cosas de manera más relajada. Piensa que las próximas navidades tendrás a tu bebé en los brazos.

• No olvides sentirte guapa: aprovecha estas fiestas para comprarte ropa premamá bonita y elegante, sin olvidar la comodidad. El negro es un color que estiliza, y combinado con accesorios o complementos de fiesta tendrás un look ideal. En cuanto al calzado, recuerda que mucho tacón es incómodo y perjudicial para tu espalda; mejor un zapato no muy plano o con un tacón ancho y bajo.

• Date un capricho: un masaje, unas clases de yoga… el embarazo es un momento en el que debes evitar todo tipo de estrés, así que apuesta por tu relajación, tu bienestar y el de tu bebé.

La Navidad es un periodo de grandes excesos en las comidas, y deberás tenerlo en cuenta a la hora de cuidar tu alimentación. No significa que debas privarte del turrón y el roscón de Reyes, pero todo en su justa medida.

 

Menú saludable

Durante estos días es normal comer más de lo habitual, pero ello no quiere decir que debamos descuidar nuestra alimentación, y más durante el embarazo. Si quieres controlar tu peso para evitar futuras complicaciones y recuperar tu figura lo antes posible, te damos unos consejos para que celebres estos días de la forma más sana posible:

Primeros platos: las sopas y las cremas son muy buenas opciones, al igual que las ensaladas enriquecidas en su mayor parte por vegetales, alguna fruta fresca, frutos secos o queso, aderezadas con una vinagreta ligera. Por otro lado, evita el marisco crudo y modera el cocido, ya que puede resultar indigesto.

Segundos platos: no implican preparaciones muy grasas, ya que suelen ser platos de aves, carnes o pescados -al horno o guisados- que aportan proteínas de alta calidad. Las guarniciones vegetales son ideales como acompañamiento a estos platos.

Postres: recuerda que no debes dejar de lado la fruta. No significa que haya que evitar el dulce, que tanto se estila esos días, aunque mejor optar por el turrón (que suele contener frutos secos) que por los mantecados y polvorones.

Para favorecer la digestión, combina las comidas con infusiones, así evitarás irte pesada a la cama. Dar un paseo te puede aliviar la hinchazón de las piernas.

Evita por completo el alcohol: lo más recomendable es que bebas agua y zumos naturales, aunque en algún momento puedes tomar bebidas con gas, recordando el azúcar que contienen, o alguna bebida “sin”, para momentos como el brindis.

Es muy importante que compenses las comidas festivas con las del resto del día: cremas, fruta o pescado a la plancha pueden ser las opciones. Como consejo, para evitar caer a menudo en la tentación del dulce, no alargues mucho las sobremesas y guarda las bandejas con el turrón para no tenerlas a la vista.

Pero, sobre todo, intenta no agobiarte, recuerda que estas fechas que se aproximan están para disfrutarlas junto a los tuyos; procura seguir estos consejos y todo irá sobre ruedas. ¡Feliz Navidad!

volver