Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Tema del mes

>

Depilación láser y embarazo, ¿es posible? Por la Dra. Julia Ramos

RSS
Depilación láser y embarazo, ¿es posible? Por la Dra. Julia Ramos

Todos conocemos ya la existencia de las diferentes formas de depilación que disponemos en la actualidad. Las podríamos clasificar en aquellas que eliminan el vello de forma temporal, como es el caso de la cera, afeitados o cremas depilatorias, frente a los modos permanentes o muy duraderos. ¿Cuáles son estos últimos? ¿Puedes utilizarlos durante el embarazo? En este artículo te hablaremos sobre ello.

- La electrólisis (radiofrecuencia) puede usar dos tipos de corriente: termólisis y galvánica.

  • La termólisis, también conocida como la diatermia, las ondas de radio, onda corta, o de alta frecuencia. La termólisis no fluye a través del cuerpo y no se ha encontrado que pueda ser nociva para la mujer embarazada o el feto.
  • La electrólisis galvánica envía un minuto de corriente eléctrica a través del paciente y de vuelta al dispositivo. Este método no es recomendable durante el embarazo, ya que el bebé está rodeado de líquido amniótico, que puede actuar como un conductor de electricidad.

- La fotodepilación puede ser de dos tipos: Luz pulsada intensa y láser.
La diferencia entre ambas es la longitud de onda a la que se trabaja. Con láser la depilación se hace con la misma longitud de onda, mientras que con luz pulsada esta longitud es variable. La luz que genera el láser es absorbida por la melanina y tiene el mismo principio de la Luz Pulsada Intensa, siendo una luz más uniforme y directa.


Pero tras explicar de qué medios disponemos en la actualidad, en general no se recomienda el uso de la fototerapia (Láser) durante el embarazo por dos motivos:
1. La Organización Mundial de la Salud recomienda evitar la medicación y la realización de tratamientos y pruebas exploratorias, en la medida de lo posible, durante el embarazo. Este principio incluye el tratamiento con sistemas de fototerapia (láser y luz pulsada). Aunque no se han realizado estudios clínicos, la opción más prudente es evitar la depilación láser en el entorno del feto, especialmente en línea alba y zona pélvica.
2. Los cambios hormonales que experimentan las mujeres embarazadas provocan, por lo general, un crecimiento del pelo anárquico y ralentizado. Los altos niveles de progesterona hacen que el vello crezca muy despacio, por lo que, ante la práctica ausencia de pelo, la sesión de depilación láser se torna poco rentable, se reduce la efectividad de la técnica.

Por tanto se recomienda a las embarazadas que, desde el momento que detectan su embarazo, emplacen su sesión de depilación para una fecha posterior al parto. Aunque no haya nada publicado desde el punto de vista científico, nuestra recomendación es que durante el periodo gestacional no se exponga al feto a ninguna circunstancia que pueda ser evitada…. ¿cuántas veces en nuestra vida nos hemos hecho otro tipo de depilación? Ahora no es el momento de introducir los cambios... ya habrá tiempo…

 

Dra. Julia Ramos

Especialista en reproducción asistida

 

IVI Sevilla

 

volver