Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Tema del mes

>

Deporte y embarazo

RSS
Deporte y embarazo

Sabemos que el ejercicio es importante en todas las épocas de la vida, y en el embarazo también lo es, siempre que no esté contraindicado por algún motivo médico.

El embarazo representa un estado fisiológico normal para las mujeres y no una condición patológica. En este sentido, una mujer acostumbrada a hacer deporte puede continuar haciéndolo tranquilamente durante la gestación, teniendo en cuenta que se deberá ir reduciendo progresivamente conforme avance el embarazo. Sin embrago, si la mujer ha llevado siempre una vida sedentaria, no es recomendable comenzar de cero cualquier actividad física.

No obstante, la regla fundamental para las mujeres embarazadas es utilizar su sentido común y siempre debemos ser moderadas en el ejercicio y nunca comprometer el bienestar del feto porque el realizar sobreesfuerzos físicos durante la gestación puede repercutir en un mayor riesgo de prematuridad, de malformaciones fetales y de retraso en el crecimiento intrauterino.

Por todo esto, la natación, la marcha, el golf, el yoga o el footing son seguramente los deportes más adecuados. Así mismo, algunos deportes que se deberían evitar por completo son los de contacto, de riesgo, de competición o los deportes violentos.

Hacer ejercicio durante la gestación nos puede aportar muchas ventajas de las que beneficiarse como por ejemplo: aumento del bienestar psicológico, más autoconfianza, mayor capacidad de reacción física y emocional, y mejora de la resistencia física mejorando el tono muscular, la coordinación y el equilibrio. Además, diferentes estudios han demostrado que el ejercicio en esta época influye en tener menos síntomas comunes como náuseas, fatiga, calambres en las piernas y dolor de espalda, etc.

El deporte también puede influir positivamente en el parto. Las ventajas son: embarazos ligeramente más cortos (5 días menos de media), un período de dilatación también más corto y una menor incidencia de partos quirúrgicos y de sufrimiento fetal durante el parto.

En cualquier caso, recomendamos que antes de realizar cualquier tipo de ejercicio durante el embarazo, se consulte con el ginecólogo ya que la prescripción de ejercicio físico deberá ser individualizada y sometida a controles médicos regulares.

volver