Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Tema del mes

>

Depresión durante el embarazo,¿qué puedo hacer? Por la Dra Julia Ramos

RSS
Depresión durante el embarazo,¿qué puedo hacer? Por la Dra Julia Ramos

El embarazo es una etapa de la vida en la que las mujeres perciben grandes cambios tanto a nivel físico como emocional. Los requerimientos metabólicos y las variaciones hormonales son los responsables de que esto suceda. Así, mientras que los cambios físicos son obvios y esperados por las mujeres, y por tanto la tolerancia a ellos es mejor, a nivel emocional la cosa cambia. Como es lógico, no todas las mujeres experimentan los mismos sentimientos, ni se encuentran igual durante la gestación. El hecho de que el embarazo sea deseado o no también influye en su repercusión sobre el estado de ánimo de la embarazada. Incluso se aprecia una gran diferencia cuando los pacientes han tenido que pasar por un tratamiento de fertilidad. En dichos casos es raro encontrar pacientes que desarrollen trastornos depresivos.

Los trastornos depresivos los podemos clasificar entre aquellos que presentan síntomas leves-moderados que con apoyo psicológico, familiar y social se pueden superar, y trastornos severos, por suerte mucho menos frecuentes, que precisan de un apoyo farmacológico para su correcta resolución, teniendo en cuenta que los riesgos que supone el tratamiento médico siempre serán menores que los del propio trastorno.

Los fármacos más utilizados para el tratamiento de la depresión durante la gestación y postparto son los llamados inhibidores de la recaptación de la serotonina (ISRS) y los inhibidores de la recaptación de serotonina y noradrenalina (IRSN), aunque existen otros en el mercado que también podrían ser utilizados según la pauta indicada por el especialista. Hasta el momento, estos medicamentos no implican un mayor riesgo en el recién nacido, con lo que se podrían usar de forma controlada y preferiblemente en monoterapia.

Así pues, existen unas recomendaciones generales para el uso de psicofármacos en el posparto y la lactancia, ya que la mayoría de los psicofármacos son eliminados por la leche materna. Sabemos que, aunque todos los antidepresivos tienen transmisión feto-placentaria y son excretados en la leche materna, hasta la fecha a ninguno se le ha catalogado como agente causal de malformaciones mayores fetales. Por lo que, como he expuesto con anterioridad, el psiquiatra debe sopesar el riesgo relativo de todas las opciones de tratamiento. En caso de plantear el uso de tratamiento farmacológico, se debería hacer una adecuada asesoría a la paciente, firmar un consentimiento informado y realizar un seguimiento clínico y paraclínico cercano para tratar de minimizar o detectar tempranamente los riesgos de morbimortalidad materna y fetal.

Aunque lo realmente efectivo para un tratamiento adecuado de un trastorno depresivo sean los fármacos, nunca podemos olvidar que es fundamental un apoyo social para conseguir superar dicha patología, y, lo que es más importante aún, evitar las recaídas.
Así, tras esta explicación de los trastornos no infrecuentes que pueden acontecer durante el periodo gestacional, recomendaría no dejar de solicitar ayuda en caso que fuese necesario y dejarnos guiar por expertos en la materia para poder disfrutar del estado en el que nos encontramos.

 

Julia Ramos, Ginecóloga especialista en Reproducción Asistida en la clínica IVI Sevilla.

 

volver