Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Diabetes gestacional

Diabetes gestacional

09-12-2014

 Son múltiples las patologías que pueden acontecer durante el embarazo. Entre las más frecuentes encontramos alteraciones tiroideas, hipertensión arterial gestacional, diabetes gestacional… y todas ellas son debidas a los cambios metabólicos que el embarazo ocasiona en la mujer. Por tanto, suelen ser enfermedades transitorias que una vez finaliza el periodo gestacional tienen una resolución espontánea.

Debido a la incidencia no desdeñable de estas patologías, dentro de los protocolos de actuación médica se contempla un screening de las mismas. Así, en cada visita con el obstetra se establece una toma de tensión arterial y control del peso, y en las analíticas que se llevan a cabo durante el embarazo se solicitan marcadores de función tiroidea y controles de glucemia en ayunas.

No obstante, en este post nos centraremos en la diabetes mellitus gestacional (DMG), una forma de diabetes inducida por el embarazo. No se conoce una causa específica que la ocasione, pero es posible que su origen se deba a un cambio hormonal que reduce la capacidad que tiene el cuerpo de utilizar y responder a la acción de la insulina, dando como resultado un alto nivel de glucosa en la sangre. Esta situación mantenida ocasiona un incremento de peso desproporcionado en el bebé y una mayor probabilidad de que éste desarrolle obesidad y/o diabetes tipo 2 en su vida adulta. Otro punto de interés a tener en cuenta es que los niños con alto peso para su edad gestacional dificultan los partos, por lo que se incrementa la incidencia de cesáreas en estos casos.

Los síntomas más habituales de la diabetes gestacional son: visión borrosa, fatiga, infecciones recidivantes en mucosas y piel, aumento de la ingesta de líquidos, incremento de la micción, náuseas, vómitos y pérdida de peso a pesar de un aumento del apetito.

Aunque se realiza el screening de diabetes gestacional a todas las embarazadas, hay mujeres con factores de riesgo añadidos, como aquellas que presentan historia familiar de diabetes tipo 2, edad avanzada, obesidad, diabetes gestacional en gestaciones previas y fumadoras.

El diagnóstico de diabetes gestacional se hace cuando la glucemia basal es superior a 125 mg/dl en dos ocasiones o bien superior a 200 mg/dl en una sola determinación. Como screening de dicha patología usamos el llamado “El test de OSullivan”, prueba que se indica generalmente en el segundo trimestre de embarazo, aunque en pacientes con los factores de riesgo antes mencionados se adelanta al primer trimestre, cuando se administran 50g de glucosa oral y se evalúa la tolerancia de la misma. En caso de que ésta esté alterada, se debe realizar una curva diagnóstica con sobrecarga oral de glucosa de 100g. Los valores normales son 105 mg/dl (basal), 190 mg/dl (60 minutos), 165 mg/dl (120 minutos) y 145 mg/dl a las 3 horas. Si dos de estos valores se muestran alterados, se confirma el diagnóstico de diabetes gestacional. Si sólo uno de los valores está alterado, el diagnóstico sería de intolerancia a la glucosa del embarazo.

El tratamiento de la diabetes gestacional, como en otros tipos de diabetes mellitus, se centra en mantener el nivel de glucosa estable. Por tanto, es de vital importancia llevar a cabo medidas higiénico-dietéticas adecuadas para mantener estos valores en los rangos de la normalidad. Los pilares básicos se centran en seguir una dieta adecuada, ejercicio físico semanal y controles diarios de glucemia.

Si a pesar de seguir todas estas pautas no se consigue un control adecuado, el endocrino tendrá que prescribir tratamiento con antidiabéticos orales o bien Insulina, y hacer seguimiento de la pacientes para ajustar dosis.

En definitiva, animo a todas las embarazadas a cuidarse durante este periodo, ya que la falta de ejercicio y las dietas no saludables generalmente pasan factura y complican situaciones posteriores. En el caso de las mujeres que presentan diabetes gestacional, es importante que acudan periódicamente a un especialista que pueda hacer un seguimiento de su caso.

Julia Ramos, Ginecóloga especialista en Reproducción Asistida

volver