Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

El diagnóstico de la infertilidad

El diagnóstico de la infertilidad

A menudo, tendemos a confundir términos tales como infertilidad o esterilidad. En el primer caso, a grandes rasgos podemos decir que la esterilidad es la incapacidad para concebir, mientras que la infertilidad es la incapacidad de lograr un embarazo clínico después de doce meses o más de relaciones sexuales no protegidas, tal y como define la Organización Mundial de la Salud.


Sin embargo, debemos diferenciarla de los problemas para concebir, pues solo hablamos de verdadera infertilidad en casos como que la mujer tenga las trompas obstruidas, que no tenga ovarios o útero o, en el caso de los hombres, que éstos no produzcan espermatozoides.


Pero… ¿en qué momento debemos acudir a un especialista? Alrededor de un 85 por ciento de las parejas jóvenes y sanas que tienen relaciones frecuentes lograrán el embarazo en el plazo de un año, y un 90% tras dos años. Esta definición os puede orientar como consejo, pero recordad siempre que hay mujeres y hombres que tienen más riesgos de infertilidad, por lo que siempre se aconseja consultar en cuanto os dispongáis a tener familia; por ejemplo en mujeres que han tenido una infección pélvica o en hombres que hayan padecido enfermedades u operaciones en los testículos.


De no encontraros en ninguno de estos casos, la pregunta varía, sobre todo, en función de la edad de la futura mamá. Es decir, si ella tiene menos de 35 años y lleváis más de un año intentándolo es recomendable que vayáis al médico para salir de dudas. En el caso de superar los 35 años, deberéis acudir tras seis meses de relaciones sexuales no protegidas.


Ante esta situación, el especialista llevará a cabo un estudio de fertilidad para determinar la causa que impide llegar a conseguir el embarazo. Estas pruebas serían las siguientes:

 

  • Historia clínica: en el caso del hombre, el especialista determinará posibles antecedentes de paperas, intervenciones quirúrgicas, enfermedades de transmisión sexual, estilo de vida… En la mujer estudiará, sin embargo, la regularidad del ciclo menstrual, antecedentes de menopausia maternos, y como en el caso masculino, también analizará sus hábitos de vida y si ha tenido alguna intervención quirúrgica.

 

  • Examen físico y exploración ginecológica: con ellos se descartarán alteraciones de los genitales o la existencia de varicocele. Además, en la exploración ginecológica, se hará un estudio de la integridad funcional y anatómica del sistema reproductor.

 

  • Analítica básica y de sangre hormonal: test de sangre, orina y hormonal, para estudiar los niveles de progesterona y prolactina. A través del análisis de sangre hormonal, el especialista estudiará la función ovárica y de las hormonas producidas por la hipófisis.

 

  • Ecografía vaginal: esto consiste en un estudio de la morfología del útero y los ovarios.

 

  • Seminograma: es la prueba más importante de todas, ella estudia la cantidad y la calidad de los espermatozoides.

 

  • Valoración de las trompas de Falopio: estudio mediante contraste de permeabilidad de las trompas, para descartar una posible obstrucción.

 

  • Otros: el especialista determinará si son necesarias otras pruebas como estudios inmunológicos, biopsia testicular, histeroscopia, alteraciones cromosómicas…


Una vez obtenidos los resultados de estas pruebas, vuestro médico especialista estudiará la situación para dar con el camino a seguir en la búsqueda del embarazo, y hacer realidad el sueño de ser papás.
 

volver