Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Diferencias entre Inseminación Artificial (IAC ) y Fecundación In Vitro (FIV)

Diferencias entre Inseminación Artificial (IAC ) y Fecundación In Vitro (FIV)

Inseminación artificial

En qué consiste

Consiste en depositar un pequeño volumen de un concentrado de espermatozoides móviles de la pareja o del donante de semen seleccionado, previamente capacitados en el laboratorio, dentro de la cavidad uterina en el momento en que se estima que la paciente está ovulando.
Se puede hacer tras un seguimiento ecográfico del proceso previo a la ovulación, en un ciclo natural, solamente poniendo una medicación para que la ovulación se produzca en día fijo y en hora estimada, aunque lo más habitual es utilizar medicamentos para estimular la ovulación, lo cual aumenta la probabilidad de embarazo de forma notable aunque con riesgo “aceptable” de embarazo múltiple.?
La inseminación propiamente dicha, es decir, la introducción de los espermatozoides dentro del útero es un procedimiento totalmente ambulatorio, indoloro, produce molestias similares a las de la realización de una citología vaginal.
 
Resultados
 
La tasa de éxito oscila del 12 al 16% por cada intento, llegando a conseguir el embarazo el 50% de las parejas que completan 3 a 4 ciclos de tratamiento.
Especialmente indicado en:
•   Alteraciones leves de la ovulación
•   Alteraciones leves o moderadas del semen
•   Mujeres sin antecedentes de esterilidad que por factor masculino muy severo o de causa genética, precisen semen de un donante
•   Mujeres que solicitan semen de donante por razones sociales.
 
Está contraindicada cuando hay alteraciones en las trompas de Falopio. No es aconsejable en pacientes de edad reproductiva avanzada, mayores de 37 años.
 
 
Fecundación "in vitro"/ICSI

En qué consiste

Es la técnica que constituye la base actual del tratamiento de los problemas reproductivos y consiste en la fertilización de los ovocitos, obtenidos por punción ovárica, fuera del organismo materno y posterior introducción de los embriones en el útero.
 
Estimulación ovárica

La estimulación ovárica es el primer paso del tratamiento. En los procedimientos de FIV necesitamos que se produzca el desarrollo de varios folículos, en cuyo interior se encuentran los ovocitos. Para conseguir este objetivo disponemos de distintos fármacos, de administración subcutánea (como la insulina) y que apenas tienen efectos secundarios. La dosis debe ser ajustada para cada paciente evitando la complicación más relevante que es la respuesta ovárica excesiva.
Durante el tratamiento hay que hacer controles ecográficos de los ovarios para monitorizar el crecimiento de los folículos y ajustar las dosis.
Una vez conseguido el crecimiento folicular adecuado (folículos mayores de 17 mm) se desencadena la maduración de los ovocitos con la inyección subcutánea de HCG, también subcutánea y se programa la punción folicular u ovárica.
 
Punción ovárica

Para extraer los ovocitos del ovario se procede a puncionar cada uno de los folículos, aspirando el líquido que contienen se succiona el ovocito que tienen dentro. Esta punción ovárica se realiza a través de la vagina, ayudados por ecografía transvaginal, precisando sedación anestésica para que la mujer no sienta ningún dolor o molestia. Se aconseja que la paciente haga reposo relativo domiciliario tras la punción, siendo el único día que aconsejamos evitar la actividad laboral, el resto del tratamiento es perfectamente compatible con la actividad normal.
 
Fertilización de los ovocitos

Tras la recuperación de los ovocitos, estos pasan al laboratorio donde son procesados en medios de cultivo adecuados para su posterior inseminación con los espermatozoides procedentes de la pareja o de donante, según el caso.
La Fecundación In Vitro de los ovocitos se puede realizar con dos métodos distintos:
•   FIV clásica: consiste en depositar decenas de miles de espermatozoides seleccionados en el laboratorio junto a cada ovocito.
•   ICSI (inyección intracitoplasmática de espermatozoides): consiste en inyectar un espermatozoide en cada uno de los ovocitos. Es esta técnica la más utilizada actualmente.
Sea la técnica empleada FIV clásica o ICSI, el seguimiento posterior es el mismo, dejando evolucionar a los ovocitos fertilizados en el laboratorio y vigilando sus característica de desarrollo, con el fin de poder seleccionar el mejor embrión o los dos mejores embriones para su transferencia al útero de la mujer en el momento más adecuado (día +2, +3 o +5).
 
Transferencia embrionaria

Una vez seleccionado los mejores embriones en el día más adecuado, se procede a depositarlos dentro del útero. Generalmente, se transfieren un máximo de dos embriones de la mejor calidad posible. Este procedimiento es indoloro y no precisa de ningún tipo de analgesia. Es igualmente ambulante pudiendo incorporarse la paciente a su actividad habitual tras un breve reposo.
 
“Beta espera”

Así denominamos coloquialmente al tiempo que transcurre desde la transferencia embrionaria y la prueba de embarazo, que consiste en la determinación en sangre de la hormona de embarazo (Beta Gonadotropina Coriónica) unas dos semanas después de la punción ovárica.
 
Criopreservación de embriones

Los embriones obtenidos de buena calidad y no seleccionados para la transferencia en fresco se vitrifican, es decir se congelan, permitiendo así su utilización posterior para un segundo embarazo o para un segundo intento de embarazo en caso de haber fracasado el primero.
 
 
 
Dr. Jose Manuel González Casbas, ginecólogo Especialista en Reproducción y Director Técnico del Instituto Europeo de Fertilidad
 
volver