Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Dificultades para dormir durante la gestación

Dificultades para dormir durante la gestación

13-02-2017

Una de las alteraciones más frecuentes durante el embarazo es la dificultad para conciliar el sueño y obtener el adecuado y merecido descanso diario. A lo largo de la gestación y en la medida en que nos adaptamos a nuestra situación y aumenta el tamaño de nuestra barriga, las dificultades para dormir irán en aumento, pero siempre habrá remedios sencillos que nos permitirán descansar el tiempo que requiere nuestro organismo. Aquí vamos a tratar de describir y dar algunas pautas para mejorar la calidad del sueño según cada periodo o trimestre gestacional.

Debemos tener en cuenta que no todas las mujeres mantienen los mismos hábitos de descanso; es por ello que en consulta durante el primer periodo las pacientes nos suelen referir estados muy distintos. Este primer trimestre sirve de adaptación a los cambios que nuestro cuerpo se dispone a afrontar; la paciente suele sentirse más cansada durante el día, por lo que a veces tiende a echar alguna cabezada entre horas, lo cual se traduce en una mayor dificultad para dormir por la noche. Por el contrario, aquellas que según su ritmo de vida esperan a las horas nocturnas para descansar, suelen comentar que duermen incluso mejor que cuando no estaban embarazadas; podríamos decir que caemos rendidas. Cada mujer es la que mejor se conoce a sí misma, y por eso debemos tratar de ir adquiriendo esos hábitos que nos faciliten el descanso. Una pequeña siesta puede ayudar a relajarnos y reducir la sensación de fatiga durante el día, pero será mejor renunciar a ella si observamos que nos impide descansar adecuadamente en las horas destinadas para ello.

El segundo trimestre es quizá el más estable. Nos vamos habituando a nuestro cuerpo y, si nos encontramos bien físicamente, nuestra barriga, que aún no presenta un gran tamaño, nos permite adoptar aún posiciones adecuadas para un correcto descanso. Es cierto que los problemas no derivan únicamente de los cambios físicos; durante los meses anteriores ya habremos sufrido los estragos de las náuseas y posiblemente acidez estomacal, que, unido a las crecientes ganas de orinar, pueden convertir las horas de sueño en un suplicio, con constantes viajes al cuarto de baño. Para tratar de reducir estos efectos es recomendable reducir el consumo de cafeína y evitar las comidas pesadas o muy condimentadas, sobre todo a últimas horas de la tarde y noche. Limitar el consumo de líquidos en estas horas también puede ayudar. Quizá una buena opción es adelantar un par de horas la cena y tomar algo ‘ligerito’; nuestra creciente figura también lo agradecerá.

El tercer trimestre suele ser el más complicado. Nuestro abdomen ya va adquiriendo un tamaño considerable y sufrimos cambios constantes en la temperatura corporal. Si llegamos a este estado durante los meses de verano, puede que nuestras dificultades aumenten. Quizá algunas de las siguientes recomendaciones os sirvan de ayuda: no usar ropa muy abrigada puede evitar el despertarse a lo largo de la noche por malestar y sudoración y adelantar la hora de la cena para ayudar a una mejor digestión y evitar el molesto reflujo gastroesofágico.

Para optar por la postura más adecuada hay múltiples indicaciones, y somos nosotras las que finalmente debemos encontrar aquella más cómoda a nuestro estado. Sí es cierto que dormir del lado izquierdo evita presionar los vasos sanguíneos y facilita el aporte nutricional y de oxigenación al bebé. En algunas pacientes, si presentan varices en miembros inferiores o edemas, se recomienda dormir con las piernas ligeramente levantadas con una almohada o cojín para favorecer el retorno venoso. No es adecuado dormir de espaldas, ya que esta postura no favorece la circulación, cargando todo el peso sobre la columna.

En definitiva, el descanso durante la gestación es sumamente importante y nos ayudará a sobrellevar el embarazo con mayor vitalidad, ánimo y optimismo.

 

Dulces sueños.

volver