Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Donación de embriones, ¿qué es y en qué consiste?

Donación de embriones, ¿qué es y en qué consiste?

 22-09-2014

Los tipos de Técnicas de Reproducción Asistida de las que disponemos hoy en día y de las que hacemos uso son múltiples. Son por todos bien conocidas las técnicas más utilizadas, como la inseminación artificial y la fecundación in Vitro, pero en este post trataremos otra técnica, quizá menos conocida por los pacientes, pero que en ocasiones supone una opción más viable de cara al embarazo: la donación de embriones.

Cuando realizamos una fecundación in Vitro pueden quedar embriones sobrantes. Estos embriones, por ley, pueden ser utilizados para un tratamiento durante el periodo considerado fértil en la mujer que, aunque no tiene un límite de edad establecido, suele ser los 50 años. En caso de que la pareja no desee darles uso, se propone donarlos a la investigación o bien a otras parejas, siempre de forma anónima, tal y como dictamina la ley española. Así, la donación de embriones es una tratamiento de fertilidad mediante el cual se transfieren embriones que llevan carga genética diferente a los pacientes que van a recibirlos. Está opción está indicada cuando ambos miembros de la pareja presentan incapacidad para ser padres con sus propios gametos.

Los embriones suelen venir derivados de pacientes que, tras haber conseguido su objetivo, ya no desean tener más hijos y, de forma altruista, hacen la donación a otras parejas. Sin embargo, para asignar estos embriones a los receptores debe existir una coincidencia en rasgos físicos y una concordancia entre los grupos sanguíneos y RH de los receptores y de los gametos que participaron en la formación del embrión.

Tras la asignación de los embriones, se procede a la preparación del útero de la mujer receptora, concretamente del endometrio, que será dónde se deposite el embrión. Dicha preparación es sencilla y no supone molestias para la paciente. De hecho, hay dos formas de llevar a cabo esta sincronización:

  1. Se puede hacer en un ciclo natural del ovario, mediante el cual las hormonas propias del ciclo menstrual van a preparar al endometrio para que esté receptivo una vez que se transfiera el embrión.
  2. Otra forma es hacerlo de manera artificial; de este modo hay que dejar el ovario sin funcionar, es decir, en reposo, y administrar de forma exógena las hormonas necesarias para el ciclo. La administración se realiza con parches o mediante tratamiento oral. Como suplemento de la fase lúteo del ciclo ovárico se suelen utilizar comprimidos vaginales, aunque también hay otras vías de administración.

Los ciclos en los que transferimos embriones donados tienen muy buenos resultados, ya que provienen de camadas de embriones que generalmente ya han dado gestación. No obstante, hay que tener en cuenta que los embriones pueden deteriorarse o incluso perderse tras el proceso de descongelación. Este es un riesgo que debemos asumir, aunque puede llegar a ser muy frustrante para la paciente que tras toda la preparación pierda tan deseada oportunidad de conseguir su embarazo. Como siempre, no hay que caer en el desánimo, porque sin duda alguna, no será la última oportunidad que tendremos.

Julia Ramos, Ginecóloga especialista en Reproducción Asistida.

volver