Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Durante el embarazo, reduce los niveles de contaminación de tu vida diaria

Durante el embarazo, reduce los niveles de contaminación de tu vida diaria

 19-09-2016

Durante el embarazo, la mujer es mucho más sensible a cualquier factor o estímulo con los que tenga contacto. Alimentos, bebidas y los hábitos de vida son los más importantes y los que más inciden en la vida del futuro bebé. Pero ¿qué pasa con la contaminación?

Residir en una ciudad u otra condiciona el desarrollo del embarazo, de tal forma que la contaminación a la que se encuentran expuestas las futuras mamás puede tener efectos perjudiciales para el feto. En este sentido, algunos estudios afirman que respirar niveles de ozono y monóxido de carbono excesivamente altos durante la gestación incide en el riesgo de que los hijos nazcan con malformaciones faciales o cardiacas, y con un peso inferior al recomendado, además de poder provocar un parto prematuro.

Por ello, desde Concibe os proponemos unos consejos que os pueden ayudar a evitar la alta exposición a la contaminación tanto fuera como dentro de vuestro hogar:

• Mantén un ambiente fresco: ventilad por las mañanas durante aproximadamente media hora.

• Aísla puertas y ventanas: es importante que los materiales de los que estén hechos los marcos de puertas y ventanas no dejen entrar a los agentes externos.

• Usa electrodomésticos de electricidad y gas: evitad sobre todo el carbón.

• Bebe agua embotellada: el agua del grifo puede contener plomo u otros agentes que podrían afectar al desarrollo del bebé de forma negativa.

• Pasea: sobre todo por las zonas verdes de la ciudad y alrededores.

• Huye del humo del tabaco: si fumas, debes dejarlo cuanto antes. Evita también permanecer en espacios cerrados donde se fume de forma habitual.

• Evita la exposición al tráfico denso: durante los meses de embarazo, lo más conveniente es evitar o reducir al máximo los paseos y rutas por zonas y vías en las que el tráfico sea muy intenso. Sobre todo, es recomendable no practicar ejercicio en estos espacios.

Sin embargo, futuras mamás, ¡que no cunda el pánico! Estos efectos secundarios de los que hablábamos sólo se producirán cuando os veáis expuestas a niveles de contaminación muy altos. Siguiendo estos sencillos consejos y cuidando la alimentación, vuestro bebé crecerá sano y fuerte. Y muy importante: ¡no os obsesionéis! Ya sabes que el estrés no favorece nada el desarrollo del feto. ¡Feliz embarazo!
 

volver