Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

La edad también influye en la fertilidad masculina

La edad también influye en la fertilidad masculina

10-07-2017

Cuando una pareja decide adentrarse en el maravilloso mundo de buscar un embarazo, son muchos los factores que influyen a la hora de conseguirlo. Es frecuente relacionar la edad de las mujeres y su reloj biológico con los problemas de fertilidad de la pareja pero, en muchas ocasiones, no es solo la edad de la mujer la que afecta a la fertilidad de la pareja.

La fertilidad de la mujer tiene fecha de caducidad. A partir de los 35 años podemos decir que la probabilidad de embarazo es inferior ya que la fertilidad de la mujer cae en picado. Su cuerpo deja de producir óvulos entre los 35 y los 42 años de edad aproximadamente y, además, la calidad de los óvulos va decreciendo conforme va cumpliendo años. Si bien es cierto que la fertilidad masculina es, por lo general, más duradera que en el caso de las mujeres, esto no quiere decir que, con los años, la fertilidad en los varones no se vea alterada.

Cuando una pareja plantea someterse a un tratamiento de reproducción asistida deben tener en cuenta que las probabilidades de éxito también se reducen considerablemente a medida que aumenta la edad del miembro masculino de la pareja, aunque no sea ésta la única variable. Además de la edad, hay otros factores relacionados con la genética o con el estilo de vida, como la mala alimentación, el consumo de alcohol o tabaco, la obesidad o el estrés, que también pueden influir de manera negativa en la fertilidad masculina.

A partir de los 35 años de edad, la fertilidad masculina disminuye entre un 21% y un 23% cada año aproximadamente. Como consecuencia de esto, la calidad del semen disminuye y esto es un factor imprescindible para que un tratamiento de reproducción asistida sea un éxito y acabe en embarazo.
Asimismo, debemos tener en cuenta que el problema no es sólo la fertilidad. Al disminuir la calidad del semen puede dar lugar a un incremento de riesgos de anormalidades genéticas en el bebé. Hay estudios que demuestran que los genes de hombres de más de 45 años de edad tienen entre cuatro o cinco veces más riesgo de sufrir mutaciones esporádicas.

Para evaluar la calidad del semen es necesario someterse a una prueba llamada test de recuperación de espermatozoides móviles. El hombre debe contar con un mínimo de cinco millones de espermatozoides móviles, cifra recomendada por la Sociedad Europea de Reproducción Humana, para poder utilizar sus espermatozoides como parte del tratamiento.

volver