Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Efecto de la contaminación ambiental sobre la fertilidad

Efecto de la contaminación ambiental sobre la fertilidad

18-06-2018

 

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de cada cuatro parejas presenta un problema relacionado con la fertilidad. Las causas de infertilidad son múltiples, y no podemos desvirtuar todas las posibles razones que nos estén interfiriendo en un correcto desarrollo a nivel reproductivo. En este sentido, conocemos el efecto nocivo que produce la contaminación ambiental a todos los niveles, pero… ¿qué podríamos decir sobre el impacto en nuestra fertilidad?.

Obviamente, las células implicadas en el proceso reproductivo son muy sensibles a los mecanismos que favorecen la oxidación, como ocurre en el caso de la contaminación ambiental y los malos hábitos de vida, tales como el tabaco, alcohol…

El estrés oxidativo a nivel celular es muy dañino, ya que lesiona el ADN provocando funcionamientos anómalos celulares. A nivel espermático, disponemos de herramientas que certifican el aumento de la fragmentación del ADN que portan los espermatozoides a nivel cefálico, y lo correlacionan con los niveles tóxicos ambientales. Por tanto, sabemos que existe una afectación directa sobre el semen que entra en contacto con agentes oxidantes, hecho que incrementaría la incidencia de abortos espontáneos, posiblemente por generación de embriones alterados. Algunos investigadores afirman que los componentes como los metales pesados y los hidrocarburos aromáticos policíclicos, que se encuentran en los combustibles fósiles, están relacionados con este daño.

En un estudio realizado en España sobre la calidad seminal, se comprobó que la polución ambiental juega un papel determinante sobre la misma. De hecho, aquellas comunidades que habían experimentado un desarrollo industrial elevado en los últimos 50 años, padecieron un empeoramiento de la calidad seminal, ya que se sabe que las ciudades más industrializadas y con un tráfico elevado, suelen superar los valores legales permitidos en cuanto a contaminantes atmosféricos por la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública. Otro estudio del Institut Marquès de Barcelona relaciona la contaminación ambiental y la exposición a tóxicos con la pérdida de fertilidad femenina en mujeres menores de 40 años.

Por si no teníamos ya suficientes razones para prestar un mayor cuidado y atención al medio ambiente, la preservación de nuestra fertilidad nos brinda un nuevo motivo para seguir tomando conciencia y actuando en defensa de este hogar nuestro que es el planeta Tierra. Demandar cada vez entornos más saludables no es tan solo una postura ideológica, es también una necesidad biológica real y a corto plazo.


Julia Ramos, ginecóloga especialista en Reproducción Asistida en la clínica IVI Sevilla.

 

volver