Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Actualidad

>

Noticias

>

¿Embarazada? 5 consejos para correr cómoda y segura

RSS

¿Embarazada? 5 consejos para correr cómoda y segura
22 de octubre 2015
¿Embarazada? 5 consejos para correr cómoda y segura

 Una de las principales dudas que asaltan a las futuras mamás "runners" que se quedan embarazadas es precisamente esa, la de la posibilidad de seguir corriendo, con los mismos hábitos, como antes de estarlo. A pesar de que no existe una verdad universal, y que siempre hay que consultarlo con nuestro médico porque cada embarazo es particular, estos serían cinco consejos universales para salir a correr cómoda y segura si estás embarazada.


1. Ser consciente de que estamos embarazadas: es raro que un médico prohíba el hecho de hacer deporte a una embarazada a no ser que exista un peligro real en la práctica, pero también hay deportes y deportes. Si antes de quedarte embarazada ya solías correr, seguramente no habrá mayor problema en que sigas en ello, pero en el caso de prácticas como la equitación o el esquí, puede que la cosa se complique con una caída, por lo que no suele ser aconsejable su práctica durante el embarazo.


2. No es momento de grandes retos: ya salías a correr y ahora, embarazada, sigues corriendo. Está muy bien, pero ahora no es el momento de nuevas metas. Si solías correr 5 kilómetros, no te pongas nuevos objetivos como correr 10km, se trata de no intentar embarazada lo que no estándolo no intentamos. Por otro lado, incluso las corredoras regulares pueden encontrar más apetecibles las actividades de bajo impacto, como la elíptica o la natación, en lugar de las carreras durante el embarazo, ya que pueden surgir complicaciones como los dolores de espalda debido a la postura o al “peso” de la barriga.


3. Escucha las señales de advertencia: sangrado vaginal, mareos, dolores de cabeza y dolor en el pecho durante el ejercicio son señales para parar y hablar con nuestro médico antes se seguir adelante con la práctica. Un poco de malestar durante el embarazo - mientras se practica deporte o no - es normal, pero no debemos luchar contra los elementos. Si el cuerpo nos avisa de algo es momento de escucharle y tal vez también de parar.


4. Prepárate para la incontinencia: si durante el embarazo la incontinencia es uno de los “problemas” más frecuentes, se tiene menos capacidad para retener la orina, la cosa se complica cuando practicamos deporte estando embarazadas, sobre todo a la hora de correr, cuando el golpeteo contra el asfalto hace que se pueda perder la continencia mucho más fácil.
Para ello, lo mejor es no abusar del agua, aunque por supuesto la hidratación es fundamental en la práctica de cualquier deporte.


5. Prepárate y equípate: una barriga rebotando puede ser algo realmente incómodo a la hora de salir a correr estando embarazada y uno de los mejores recursos puede ser el llamado cinturón de apoyo, que te sujetará la barriga o al menos te aportará la sensación de “barriga sujeta”. También es interesante usar pantalones de compresión, que te ayudará contra las piernas hinchadas y tú misma te darás cuenta de que las zapatillas tampoco te sirven; es buen momento para comprarte unas nuevas.

¿Embarazada? 5 consejos para correr cómoda y segura

 

volver