Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Embarazada: nueves meses al volante

Embarazada: nueves meses al volante

26-10-2015

Durante el embarazo, es posible seguir con las rutinas habituales, como la conducción, siempre y cuando nos adaptemos a la nueva situación en la que nos encontramos. Y es que ir a la compra, al médico o a tus clases de preparación al parto no tiene por qué ser un problema durante los nueves meses de gestación. De hecho, tomando las medidas adecuadas, la futura mamá podrá seguir utilizando su propio coche hasta el tercer trimestre.

Sin embargo, hay algunas recomendaciones a tener en cuenta durante este periodo si toca ponerse a los mandos de un vehículo.

¿Qué etapas son más críticas?

Hay dos periodos de alto riesgo, tanto para la mujer como para el bebé: los primeros tres meses (cuando existe mayor riesgo de complicaciones del embarazo); y durante el periodo más avanzado de gestación, pues el vientre, ya de volumen acusado, suele quedar por encima del aro del volante, y en caso de posible choque el bebé podría verse afectado.

El uso del cinturón y el airbag

Por supuesto su uso a bordo, sea la mujer embarazada la conductora o una pasajera, es obligatorio.

Es recomendable el cinturón de seguridad con tres puntos de anclaje, el cual además se debe de colocar correctamente: la banda pélvica o cinta horizontal no debe nunca posicionarse sobre el vientre (ya que en caso de accidente la presión del cinturón podría provocar daños al bebé), sino que se deberá colocar a la altura de las inglés, por debajo del abdomen; por su parte, la banda superior debe situarse entre los senos. Algunos estudios demuestran que el uso correcto del cinturón reduce hasta un 50 por ciento el riesgo de lesiones graves.

Es importante saber que, por lo general, el airbag no constituye ningún peligro para el bebé. En caso de choque, se hincha solo en el entorno de la cabeza y el pecho. Da lo mismo que conduzcas tú o vayas en el asiento del copiloto: el airbag reacciona a la colisión antes que el cinturón de seguridad, impidiendo que éste presione tu tripa demasiado.

¿Y la conducción?

No solo el cinturón debe estar bien colocado, también la futura mamá: el respaldo tiene que estar lo más recto posible y el reposacabezas debe tener la parte superior a la altura de la cabeza.

En general, la conductora debe mantener al menos 25 centímetros de distancia: solo así tú y tu pequeño acompañante de viaje estaréis bien protegidos en caso de accidente.

Además la conducción debe ser previsible, suave y progresiva, evitando movimientos bruscos y frenazos.

Finalmente, no es recomendable conducir cuando se sufren contracciones, alteraciones del embarazo o riesgo de parto prematuro.

Después del parto

Tras el parto, el médico deberá decidir el mejor momento para volver a conducir. Normalmente se recomienda esperar unas 3 semanas, y en caso de un parto por cesárea es mejor esperar unas 6.

Y recuerda que una vez tengas al bebé en casa, si quieres llevarlo en el coche deberás usar las sillitas y un sistema adecuado de retención infantil apropiado para la edad y el peso del bebé.

volver