Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Embarazada en verano: 10 claves para que tu peso no se dispare

Embarazada en verano: 10 claves para que tu peso no se dispare

05-08-2014

 Que en verano variamos nuestros hábitos alimenticios es un hecho. Con la llegada del calor lo normal es que pasemos más tiempo fuera de casa, cambiemos de aires por vacaciones, nos apetezca consumir alimentos más fresquitos… con lo que es probable que nuestra rutina de comidas se vea ciertamente alterada.

Sin embargo, durante el embarazo debemos intentar que estos cambios no nos afecten, pues como sabemos, el seguimiento de una dieta equilibrada es importante para prevenir deficiencias nutricionales y para garantizar las necesidades energéticas del futuro bebé. Recordad que la futura mamá debe cuidar su peso a lo largo de los nueve meses, por lo que no debe comer por dos, ni pasarse comiendo helados o comidas grasas…

Por ello desde Concibe queremos proporcionaros algunas claves para garantizar una alimentación sana y apetecible para disfrutar del embarazo en verano :)

1. Cuida tu alimentación. Sigue una dieta equilibrada, variable y fresquita. Ten en cuenta que probablemente el malestar de tu estado, junto con el calor de los meses estivales, hará que tu apetito disminuya, así que ¡dale a tu imaginación para crear platos ricos y nutritivos!

2. Mantén una rutina de comidas. Es preferible hacer 5 ó 6 comidas ligeras al día, que aguantar con hambre y después ‘atiborrarse’. Así evitarás la sensación de pesadez y las malas digestiones.

3. Bebe abundante líquido, también fuera de las comidas principales. Lo aconsejable es consumir 2,5 litros de agua al día para evitar la deshidratación, por lo que ¡no salgas de casa sin tu botella!

4. Aprovecha la temporada para consumir más cantidad de pescado, rico en ácidos grasos esenciales. Es especialmente recomendable el pescado azul.

5. Un consejo: para evitar las comidas abundantes y pesadas, crea platos únicos pero más completos ;-)

6. También una buena idea es sustituir las bebidas energéticas por zumos naturales, aprovechando las frutas y verduras de temporada, así como cambiar los helados tradicionales por granizados caseros. ¡Nutritivos y muy hidratantes!

7. Controla la sal en las comidas y alimentos. Un exceso de sodio aumenta la retención de líquidos, un problema habitual durante el embarazo.

8. Si sales a comer fuera de casa, elige restaurantes de confianza e intenta controlar lo que pides, huyendo de salsas caseras, huevos o mariscos que hayan podido no tener una conservación adecuada.

9. No te olvides de practicar ejercicio. Para evitar los momentos de mayor exposición solar, aprovecha las mañanas o las últimas horas del día.

10. Pero una cosa no quita la otra, así que no te prives de un capricho una vez a la semana. ¡Así lo disfrutarás el doble!

 

volver