Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Embarazada en verano: cómo sobrevivir a las altas temperaturas con barriga

Embarazada en verano: cómo sobrevivir a las altas temperaturas con barriga

02-07-2013

 Ha llegado el verano y con él el calor extremo ¡y además estás embarazada! No te preocupes, desde este blog te ayudamos a sobrevivir a las altas temperaturas con barriga y te damos algunas claves para que los sofocos no te impidan disfrutar de las vacaciones.


Durante el embarazo la temperatura corporal suele subir un par de grados en relación al estado normal, por lo que esto unido al propio calor del verano puede hacerte sentir algo asfixiada, cansada, mareada y con más náuseas de lo normal. Para esto, no dudes en ponerte un paño mojado con agua fresca sobre el cuello, frente o cabeza o pulverizarte agua sobre la cara y cuerpo con un bote de spray recargable. ¡La sensación de alivio será instantánea!


También puedes valerte de lo que comes para eludir los sofocos propios de estas fechas. Evita las comidas copiosas, que obligan al organismo a trabajar más y durante más tiempo y generan más calor, y cámbialas por alimentos bajos en grasas y proteínas. Opta por alimentos como verduras, ensaladas, frutas frescas o pescado y carne a la plancha. Además, es muy importante que bebas mucho líquido, sobre todo cuando notes que has sudado bastante. El agua es la mejor alternativa, pero también puedes tomar zumos de frutas, leche o bebidas isotónicas.


La ropa que uses en esta época del año también puede ayudarte mucho a combatir el calor. Lo más importante es que tu vestuario sea fresco y cómodo. Opta por tejidos ligeros, naturales y transpirables como el algodón o el lino, a ser posible de colores claros (los oscuros absorben el calor) y ropa holgada. De esta forma evitarás la aparición de irritaciones debajo del pecho o en la tripa, algo muy común durante el embarazo. En cuanto al calzado, intenta que sea cómodo y esté fabricado con materiales naturales, como la piel, el esparto o el algodón. Te recomendamos que utilices media o una talla más que la tuya, ya que con el calor y el embarazo los pies se hinchan y estarás más cómoda al final del día.

No olvides usar protección solar ya que estar embarazada aumenta el riesgo de aparición de manchas en la piel por el estado hormonal en el que te encuentras.


Por último, si tienes la oportunidad de darte un baño en la playa o la piscina ¡no lo dudes! Además de hacer un poco de ejercicio al nadar te conseguirás refrescar muchísimo.

volver