Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Actualidad

>

Noticias

>

Las embarazadas también viajan

RSS

Las embarazadas también viajan
6 de mayo 2010

¿Quién dijo que las mujeres embarazadas deben abstenerse de viajar? No habiendo complicaciones añadidas, un embarazo no es razón para negarse un gratificante viaje.

Menos aún cuando par la mujer ocupada en la intensa tarea de ayudar a crear una nueva vida puede encontrar en el viaje un aliciente y un descanso. Eso sí, conviene tomar ciertas precauciones. Así lo entiende el portal easyviajar.com, que ha elaborado un decálogo con las recomendaciones más importantes que deben seguir las mujeres embarazadas para viajar cómodamente y con toda seguridad.

Consejos sencillos

Easyviajar.com recomienda en primer lugar viajar en el segundo trimestre de embarazo, en la medida en que suele ser en el que menos molestias acusan las embarazadas. El decálogo sugerido es un compendio razonable de consejos sensatos, entre los que se encuentran organizar bien el viaje, utilizar ropas cómodas y de fibras naturales -no por ecología, sino por comodidad- o no tener reparo a incorporar unas pantuflas en el equipaje de mano para descansar la circulación de las piernas durante los viajes en avión.

"Por muy aventurera que seas, ya tendrás tiempo de trotar por África o por el sudeste asiático. Ahora que estás embarazada no te pases de valiente y elige destinos qeu no supongan un esfuerzo físico", apunta el decálogo. Easyviajar, más prosaicamente, aconseja también a las embarazadas preguntar en el hotel donde se alojen si ofrecen regalos o tarifas especiales para embarazadas. Al parecer está en auge un movimiento denominado Babymoon que incluye atenciones extra para las embarazadas de igual modo que hasta ahora se ofrecían, por ejemplo, a las parejas en viaje de luna de miel.

Otro consejo que el decálogo brinda a las embarazadas es que escojan los asientos de pasillo en el avión, para evitar la incomodidad de levantar a toda la fila cada vez que tengan que ir al baño. Aunque si pueden lo mejor es viajar en tren porque son un medio de transporte más estable y espacioso, y en la práctica totalidad de ellos está prohibido fumar.
Seguro que más de una mujer respirará aliviada al saber que por estar en estado de buena esperanza -como se decía antiguamente- no tiene por qué privarse del placer de viajar. Y si es cierto que madre e hijo mantienen entre sí un especial vínculo de comunicación (y nadie lo niega), en adelante la industria turística pondrá especial mimo en atender a sus clientas embarazadas. No hay que olvidar que los bebes de hoy serán los turistas del mañana.

Fuente: El Economista 06/05/10

Las embarazadas también viajan

volver