Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Tema del mes

>

El embriólogo, un aliado clave para tu embarazo, por el Dr Yosu Franco Iriarte

RSS
El embriólogo, un aliado clave para tu embarazo, por el Dr Yosu Franco Iriarte

El retraso de la maternidad en España, y en general en el mundo occidental, es una tendencia imparable y que parece no tiene freno. En la década de los 90, las mujeres tenían su primer hijo con una edad media de 26,8 años. Esa media se ha incrementado en 4 años. El problema aparece cuando, tras conseguir una estabilidad económica, laboral y emocional, aflora el sentimiento de maternidad con más fuerza, sin imaginar que el tiempo trascurrido ha corrido en su contra. En este sentido, la mujer no es consciente de que a partir de los 35 años su reserva ovárica comienza a estar comprometida y de que su calidad ovocitaria comienza a disminuir a pasos agigantados. Y es que es difícil pensar lo contrario cuando constantemente se ven en los medios de comunicación mujeres mayores de 40 años embarazadas sin ninguna dificultad aparente. Esta creencia está muy extendida en la sociedad, ya que el 33 por ciento de las mujeres mayores de 43 años cree que puede llegar a tener un hijo de forma natural y la realidad es que de cada cien mujeres que quiere ser madre al llegar a esta edad sólo una lo consigue.

Tras meses de angustia por no conseguir su soñado embarazo, la mujer decide acudir a una Unidad de Reproducción, y es en ese momento cuando es consciente de un problema que hasta entonces era desconocido para ella.

Dentro de esas unidades multidisciplinares de reproducción hay dos pilares fundamentales: el ginecólogo y del embriólogo. El embriólogo clínico suele ser un licenciado en Ciencias Biológicas (o de alguna otra rama de la biomedicina) que ha adquirido una profunda especialización en genética, cultivos celulares, fisiología, biotecnología y metodología científica, además con un profundo conocimiento en bioética y legislación sobre Reproducción Asistida Humana.

El trabajo del embriólogo no sólo se centra en el laboratorio. Su trabajo comienza con el análisis de cada uno de los factores que puede afectar a la pareja. La responsabilidad del proceso se basa en decidir que técnica de fecundación en el laboratorio es la adecuada, la necesidad de realizar estudios genéticos y sobre todo de mantener en el laboratorio un sistema de incubación y cultivo de embriones exquisito para obtener los mejores resultados. Es el embriólogo clínico la persona que decide cuál es el embrión más adecuado para transferir y poder conseguir el ansiado embarazo.

Durante todo el proceso, el laboratorio se convierte en un restaurante de alta cocina llevada al día a día, ejecutada con precisión, mimo y sobre todo mucha delicadeza. El conocimiento de los embriólogos sirve para conseguir que la unión de un óvulo y un espermatozoide pueda generar un proyecto reproductivo. En todas estas fases, desde la fecundación hasta la selección del embrión, el cuidado, la observación y sobre todo el mimo son fundamentales para que el proceso tenga las máximas garantías de éxito.

El personal que trabaja en un laboratorio de reproducción está cualificado para cuidar a vuestro bebé antes de los nueve meses del nacimiento. En este caso, los embriólogos atienden las necesidades que ese embrión necesita antes de producirse el nacimiento. Este cuidado es exquisito y se realiza desde que se visualiza un par de células en la placa de cultivo. Día a día se observa la multiplicación celular y el desarrollo embrionario hasta la selección del mejor embrión que finalmente será transferido.

Tras la selección del mejor embrión, si el proceso no culmina con éxito, los embriólogos van a ser los primeros en analizar el caso y aconsejar si son necesarias pruebas adicionales que puedan profundizar en la solución del problema.

En definitiva, en las Unidades de Reproducción el equipo multidisciplinar va a enfocar el caso de cada pareja para conseguir el principal objetivo, el embarazo, y aunque el papel del ginecólogo se conoce como algo más natural y visible, los embriólogos son también un pilar importante que hace que un embrión sea mimado desde los primeros días de desarrollo.

 

Dr. Yosu Franco Iriarte, embriólogo clínico del Instituto Vasco de Fertilidad Donostia 

volver