Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

El embrión desde la fecundación hasta la transferencia

El embrión desde la fecundación hasta la transferencia

 18-04-2016

El desarrollo embrionario empieza en el momento en que ocurre la fecundación. La fecundación (o unión de los gametos masculino y femenino) tiene dos funciones principales: transmitir los genes de los progenitores a la descendencia e iniciar aquellas reacciones que permiten la continuidad del desarrollo embrionario.


Para determinar si un ovocito ha sido correctamente fecundado hay que valorar la presencia de dos pronúcleos (PN) y dos corpúsculos polares (CP). Una vez se desdibujan completamente los PN del citoplasma, es cuando el embrión realiza la primera división mitótica, dando lugar a 2 células hijas. Después de haber realizado la primera división, el embrión seguirá dividiéndose consecutivamente. La división embrionaria se produce aproximadamente cada 24 horas llegando al estadio de 4, 8, 16 o 32 células (mórula).


Los embriones que en el tercer día de cultivo (d+3) presentan 7-8 células y provienen de embriones con 4 células en el segundo día de cultivo (d+2), serán los que tendrán mayor probabilidad de implantación. El tamaño de las células en el estadio de 2, 4 y 8 debe ser similar. En cambio, en los otros estadios se espera que tengan diferentes tamaños celulares, ya que la fase de división no ha sido completada.


En el estadio de entre 8 y 16 células, el embrión empieza a compactarse generando uniones intercelulares (tight junctions). Este suceso debe observarse cuando ya se ha iniciado la cuarta ronda de división (>8 células). Las células pierden su identidad individual en un proceso denominado compactación, en el que empieza la primera diferenciación celular.


Una vez ha ocurrido la compactación y se inicia la diferenciación celular, se obtienen dos líneas celulares: las células que formarán la masa celular interna y darán lugar al embrión propiamente dicho, y las células que generarán el trofoectodermo y darán lugar a los tejidos extraembrionarios. Esta morfología del embrión es la denominada blastocisto. La mayoría de embriones alcanzan el estadio de blastocisto en el quinto día de cultivo (d+5), pero algunos no lo alcanzan hasta el sexto día (d+6).


En este estadio, el embrión abandona de forma natural la zona pelúcida, rompiendo la membrana que le rodea, en el proceso de eclosión, para poder implantarse en el endometrio materno.
Los actuales sistemas de monitorización continuada mediante imágenes permiten realizar un seguimiento del desarrollo y de la cinética del embrión desde la fecundación hasta la formación del blastocisto.

 

Bibliografía
Alpha Scientist in Reproductive Medicine and ESHRE Special Interest Group of Embryology. The Istanbul consensus workshop on embryo assessment: proceedings of an expert meeting. Human Reproduction, 2011.

Atlas of Human Embryology: from Oocytes to Preimplantation Embryos M. Cristina Magli, Gayle M. Jones, Kersti Lundin, Etienne Van den Abbeel and The Special Interest Group on Embryology. Human Reproduction, 2012.

Asociación para el Estudio de la Biología de la Reproducción (ASEBIR). Cuadernos de Embriología Clínica. Criterios ASEBIR de la Valoración Morfológica de Oocitos, Embriones Tempranos y Blastocistos Humanos, 3ª Edición. 2015.

 

Autores:
Julio Herrero, profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona y director del Centro de Reproducción Asistida del Hospital Universitario Vall d’Hebron y del Centro de Reproducción Asistida de la Clínica Sagrada Familia, ambos en Barcelona.
Laura Marqués, directora del laboratorio del Centro de Reproducción Asistida de la Clínica Sagrada Familia, en Barcelona.

volver