Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Tema del mes

>

Enfermedades leves pero peligrosas en el embarazo. Por la Dra. Julia Ramos

RSS
Enfermedades leves pero peligrosas en el embarazo. Por la Dra. Julia Ramos

 Hoy en día existen enfermedades que se solucionan fácilmente en una mujer no gestante, pero que cuando ocurren durante el embarazo pueden causar problemas en el futuro bebé y en la mamá. Por eso en este post te contamos qué afecciones pueden causar riesgos graves y deben evitarse.

En primer lugar hablaremos de las enfermedades provocadas por agentes infecciosos:

1º) Toxoplasmosis: Es una enfermedad causada por un parásito denominado toxoplasma gondii. La vía de trasmisión más común es por alimentos mal lavados y contaminados por las heces de los gatos o por la carne de cerdo poco cocinada. Se puede conocer el estado de defensas que presenta la mujer contra dicho parásito con un análisis de sangre al comienzo del embarazo, ya que hay mujeres que por haber tenido contacto previo con el parásito están inmunizadas. En caso de que tuviesen anticuerpos frente al parásito, no habría problema por comer todo tipo de productos. Si no tuviese anticuerpos que le protegiesen, la única forma de poder evitar el contagio sería congelar los alimentos a -20º y al menos 24h sin abrir el congelador.

2º) Rubéola: Es una enfermedad causada por el virus de la rubeola. Habitualmente no presenta riesgos ni complicaciones en la población general, pero si una mujer que no posee defensas contra ella la contrae en el primer trimestre de embarazo, puede afectar severamente al bebé. La mayoría de las mujeres actualmente tienen anticuerpos frente a la Rubéola, ya sea por haberla padecido, o por haber recibido la vacuna correspondiente. Lo ideal es hacer una prevención adecuada, es decir, antes de buscar embarazo se puede detectar por un análisis de sangre si la mujer tiene defensas y, en caso afirmativo, ya estaría inmunizada. Si los anticuerpos saliesen negativos, la futura mamá deberá vacunarse contra el virus y no quedarse embarazada en un plazo de tres meses después de aplicar la vacuna, ya que ésta está compuesta por virus vivos atenuados, por lo que el bebé estaría expuesto. Si la mujer ha quedado embarazada sin conocer su estado inmunitario y es negativo, debe evitar el contacto con personas que tengan Rubéola y vacunar a los otros hijos o niños con los cuales pueda estar en contacto. En caso de contraer la enfermedad, se puede realizar un tratamiento para reducir los riesgos en el bebé. Después del parto, la mujer se deberá vacunar para evitar problemas en posibles futuros embarazos.

3º) Varicela: Es una enfermedad provocada por el virus varicela-zoster. Se transmite por vía respiratoria y también por vía sanguínea hacia el feto a través de la placenta. El cuadro más grave de la enfermedad ocurre cuando la infección materna por varicela se da entre los 5 días previos al parto y 2 días después del nacimiento.

4º) Infección urinarias: son causadas por bacterias como la Escherichia Coli, la más común. Sus síntomas más habituales son muchas ganas de orinar, escozor, fiebre y molestias. Pueden ocasionar contracciones uterinas y por tanto, riesgo de parto antes de tiempo.

5º) Streptococo grupo B: La infección bacteriana por dicho germen raras veces afecta gravemente a los adultos, pero puede ser mortal para los neonatos. Entre el 10 y el 30% de las mujeres embarazadas presentan la bacteria del EGB en la vagina o el recto, pero son muy pocos los bebés nacidos de estas mujeres que llegan a padecer una infección. Para prevenir la mayoría de los casos de infecciones tempranas de EGB en neonatos se puede realizar una prueba diagnóstica, que consiste en un cultivo vaginal y anal.

6º) Listeria: La infección por la bacteria listeria monocytogenes durante la gestación tiene una repercusión grave. Ante una sospecha clínica, resulta indispensable iniciar un tratamiento antibiótico precoz para evitar la infección neonatal. El contagio se produce fundamentalmente por alimentos contaminados (leche, mantequilla, queso, carne y pescado). La listeriosis es capaz de originar cuadros clínicos muy diversos, desde abortos e infecciones perinatales hasta meningitis, sepsis y multitud de infecciones focales. Predomina en el tercer trimestre y suele parece un cuadro pseudogripal y sin foco aparente. La infección evoluciona en pocos días de modo favorable para la embarazada, que se recupera espontáneamente sin tratamiento, pero durante la infección puede haber alcanzado al feto por la placenta produciendo aborto o parto prematuro.

 

Por otro lado, encontramos las enfermedades leves no infecciosas.

1º) Hipertensión arterial: Durante el embarazo la presión arterial debe estar controlada, ya que tensiones superiores a las normales pueden ocasionar problemas. Los síntomas posibles son dolor de cabeza e hinchazón de los miembros inferiores. El obstetra indicará exámenes complementarios para controlar la salud materna y la del bebé, como ecografías y análisis de sangre y orina.

2º) Diabetes gestacional: Es aquella que se diagnostica durante el embarazo. Todas las embarazadas deben ser controladas durante las semanas 24 y 28 mediante un análisis de glucosa en sangre. La diabetes gestacional puede provocar abortos espontáneos, mortalidad perinatal, alto peso al nacer, parto prematuro, etc. Al finalizar la gestación debe controlarse el nivel de glucosa para comprobar si la diabetes persiste.

No son sólo estas patologías las que pueden ocasionar problemas durante el embarazo, pero son las que que aparecen con más frecuencia. Por ello, es de vital importancia llevar a cabo un control adecuado durante el embarazo para evitar al máximo los posibles riesgos.

 

Dra. Julia Ramos

Especialista en reproducción asistida

 

IVI Sevilla

volver