Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Enfermería, mucho que decir en reproducción asistida

Enfermería, mucho que decir en reproducción asistida

 09-05-2016

Se podría decir que el nacimiento de las consultas de Enfermería dentro del mundo de la reproducción humana asistida es relativamente reciente. Según las últimas publicaciones bibliográficas, las primeras consultas de Enfermería en reproducción asistida se crearon en Madrid en el año 2008.
El colectivo enfermero tiene aún mucho camino que recorrer y, por ello, debe trabajar cada día para proteger este importante pilar dentro del mundo de la reproducción. Enfermería es una disciplina científica con profesionales universitarios dotados de las herramientas necesarias para llevar a cabo todas aquellas competencias que les son propias de manera autónoma y responsable.


La atención integral del paciente y la calidad asistencial necesita imprescindiblemente de un equipo multidisciplinar, constituido por una gran variedad de profesionales cualificados y capacitados, entre los que se encuentra la Enfermería. En el campo de la reproducción, el profesional enfermero representa una figura fundamental, puesto que en muchas ocasiones es el eje de comunicación entre todos los profesionales del equipo. Entre los beneficios que ofrecen las consultas de Enfermería especialista en reproducción asistida, se ha observado que se reduce considerablemente el número de ciclos cancelados por errores en la administración de medicación, optimizando, por tanto, los recursos farmacológicos y contribuyendo a incrementar las tasas de embarazo.


Enfermería, además de hablar con los pacientes y subsanar todas las dudas que pudiesen aparecer durante los tratamientos de reproducción, debe saber desenvolverse en otras situaciones totalmente diferentes, como son el laboratorio y el quirófano. En la actualidad, la profesión enfermera tiene el suficiente conocimiento crítico y científico como para actuar de manera autónoma y profesional dentro de sus competencias, lo que requiere formación continua y, por supuesto, una gran vocación por la medicina reproductiva.


Asimismo, Enfermería es la máxima responsable de todo lo que comportan las analíticas -desde su extracción y recepción hasta el archivo de resultados- y se encarga del manejo y la custodia de las historias clínicas, asiste en consulta, se responsabiliza de la administración de tratamientos parenterales en la clínica, así como de la educación de los pacientes sobre cómo administrarse la medicación subcutánea en casa, en función de las dosis y el tipo de tratamiento pautado. También realiza actividades de laboratorio, esterilizaciones, está presente en quirófano, controla las citaciones, realiza el control de stock farmacológico y pedidos de farmacia, se encarga del registro de caducidades, registro de embarazos, seguimiento obstétrico, etc. Por tanto, Enfermería requiere una gran flexibilidad en el trabajo diario y una importante capacidad de adaptación.


Por otra parte, es necesario enfatizar el papel tan importante que puede desempeñar esta figura como docente dentro del campo de la reproducción. Durante los tratamientos de reproducción asistida, los pacientes están sometidos a una importante carga emocional y pequeñas reuniones con Enfermería pueden reducir notablemente los niveles de estrés. Además, las futuras gestantes deben estar informadas sobre la nueva etapa que se les presenta y todo lo que ello comportará tanto a nivel físico como a nivel emocional.


Por todo lo anteriormente mencionado es fundamental que Enfermería disponga de un espacio físico propio donde poder realizar todas las actividades que le son propias de manera planificada y organizada. Además, Enfermería puede y debe seguir trabajando en proyectos de investigación para proporcionar mayor rigor científico a nuestra profesión.

Ana Ortega García
Responsable de Enfermería del Instituto FIVIR

volver