Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Episiotomía y desgarro vaginal

Episiotomía y desgarro vaginal

 29-12-2014

Existe una gran diferencia entre estas dos terminologías. La episiotomía se define como la realización de una incisión quirúrgica en la zona del perineo de la mujer, en la cual se secciona piel, plano muscular y mucosa vaginal de forma controlada. El objetivo de ésta es ampliar el canal "blando" del parto para abreviar el periodo de expulsión fetal. Los desgarros profundos casi nunca ocurren cuando se realiza una episiotomía.

Por el contrario, los desgarros perineales son los daños que se ocasionan en los tejidos durante el periodo expulsivo fetal, si éste no se dirige adecuadamente.

Obviamente, no todos los partos van a precisar de episiotomía, pero sí hay situaciones como las que ahora comentaremos que aumentan el riesgo de desgarro perineal, y por tanto se beneficiarían de una incisión controlada.

La incidencia de la realización de la episiotomía suele aumentar en madres primerizas, edad aumentada (sobre todo si es el primer parto) por la disminución de la elasticidad de los tejidos, cuando se estiman niños de alto peso al nacer, partos rápidos no controlados para evitar desgarros, partos con presentaciones fetales anómalas…

Las técnicas para realizar la incisión son varias. Se puede seccionar en la línea media del perineo femenino, en la zona lateral o en una dirección mediolateral u oblicua (como podemos apreciar en la imagen).

Tanto con los desgarros como con las episiotomías pueden acontecer complicaciones posteriores propias de una herida quirúrgica, como son las infecciones, hematomas, dolor durante las relaciones, incontinencia urinaria…

Así pues, ¿cómo podríamos prevenir los desgarros y las episiotomías?

Es de lógica pensar que si la mujer durante su embarazo fortalece y favorece la musculatura y piel del perineo será menos probable que acontezcan complicaciones durante el parto. El llevar a cabo ejercicios que fortalecen la musculatura del perineo y abastecen de elasticidad a toda la zona es la mejor forma de prevenir lesiones posteriores. En las clases de preparación al parto se recomiendan los nuevos ejercicios de Pilates que se ayudan de pelotas grandes elásticas sobre las que la embarazada se puede sentar y hacer ejercicios perineales. Otros ejercicios tales como las contracciones voluntarias del suelo pélvico también son muy beneficiosas. También podemos hidratar la piel de la zona.

Os animo a ser constantes en el cuidado de esta zona y a llevar un ritmo de vida saludable, en el que el ejercicio y la dieta sana sean los dominantes. Tened en cuenta que el puerperio será mucho más llevadero y podréis disfrutar mejor de la nueva etapa que os espera.

Julia Ramos, Ginecóloga especialista en Reproducción Asistida
 

 

volver