¿Crees que tienes problemas de fertilidad?

  

Leaving Website

You are leaving our Website. This link will take you to a website to which our Privacy Policy and Conditions may not apply. Merck has no control over the contents and policies of third party sites or resources, and accepts no responsibility for them or for any loss or damage that may arise from your use of them. Please check Privacy Policy and Conditions of the linked website.

   

  • 19 Feb, 2021
    Conocer y compartir tus emociones durante tu tratamiento de fertilidad
Gestión del riesgo relacionado con el factor masculino

     

 

 

 

Escrito por: Merck Group

Reconociendo tu situación

La infertilidad es un problema común que afecta a casi una de cada diez parejas. Cuanto antes reconozcas que puedes tener un problema de fertilidad, antes podrás buscar ayuda y comenzar a tomar medidas para abordar tus inquietudes, acercándote a concebir.

Los beneficios de compartir

El tratamiento de fertilidad puede ser muy exigente emocionalmente para ti y para tu pareja. Tu primer instinto puede ser guardarte todos los detalles de tu experiencia para ti misma. Sin embargo, existen muchas razones beneficiosas para compartir el progreso de tus tratamientos con otras personas, como son:

1.Tu tratamiento puede ser menos estresante de modo que, cerrarte en tu situación y no compartirlo, puede aumentar la carga emocional.

2.Compartir tus sentimientos y permitir que tu pareja comparta sus preocupaciones puede ayudaros a sobrellevar la situación.

3.Te darás cuenta de que no estás sola ya que el 9% de la población mundial también experimenta infertilidad, que bien puede incluir a personas que conoces.

Prepararse para compartir

Es posible que las personas que le rodean no sepan qué decir o hacer, así que hazles saber cómo pueden ayudaros. Antes de hablar con los demás, prepárate para las conversaciones que se avecinan:

1.Establece límites de privacidad: habla con tu pareja y decide cuánto deseáis compartir.

2.Prepara respuestas: ten preparadas algunas respuestas breves, ya que es posible que sientas que no puedes enfrentarte a otra ronda de preguntas.

3.Ajusta tus expectativas: tus amigos y familiares se preocupan por ti, pero a veces sus esfuerzos pueden ser involuntariamente hirientes, ya que es posible que no hayan pasado por esta experiencia.

Unirse a un grupo de apoyo

En un grupo de apoyo para la infertilidad, es posible que te sientas cómodo/a al hablar con personas que también se someten a un tratamiento de fertilidad, ofreciendo una oportunidad para intercambiar información y apoyo con otras personas que comprenden el proceso. Podéis compartir consejos sobre cómo comenzaron a avanzar y pueden sugerir materiales de lectura, ejercicios de autoexploración o recomendar un especialista que te ayude a gestionar tu carga emocional si aún no tienes uno.

Hablar con un especialista de fertilidad

Puede resultarte útil hablar con un especialista, con o sin tu pareja. Podréis señalar las ventajas y desventajas de diferentes opciones e identificar obstáculos para la toma de decisiones. Puede enseñaros cómo negociar y establecer reglas para comunicaros entre sí. Tener la opinión de un tercero también puede reducir el estrés y el tiempo necesario para tomar una decisión.

¿Crees que tienes problemas de fertilidad?

¿Crees que tienes problemas de fertilidad?