¿Crees que tienes problemas de fertilidad?

  

Leaving Website

You are leaving our Website. This link will take you to a website to which our Privacy Policy and Conditions may not apply. Merck has no control over the contents and policies of third party sites or resources, and accepts no responsibility for them or for any loss or damage that may arise from your use of them. Please check Privacy Policy and Conditions of the linked website.

   

  • 19 Feb, 2021
    ¿La verdad está sobrevalorada? Interpretación de la Hormona Antimulleriana
Gestión del riesgo relacionado con el factor masculino

     

 

 

 

Escrito por: Manuel Izquierdo García

Quiero compartir una historia real, Teresa es una mujer de 36 años que ha realizado sus estudios universitarios y actualmente goza de una buena posición laboral, le gusta comer sano y cuidarse.

Tiene la certeza de que entre el tipo de vida que lleva y las ideas que surgen entre charlas informales con sus amigas, ella no va a tener dificultad para ser madre. Cuando lo vea adecuado independientemente de su edad, será madre. En este tema siente una gran tranquilidad porque si el plan previsto no funciona en una clínica de fertilidad de las muchas que ve cada día dispondrán de un tratamiento que hará su sueño realidad.

En este momento sus amigas han empezado a hacerse un análisis de la Hormona Antimulleriana que como le dicen: “te mide la fertilidad”.

Ninguna duda en hacérsela y quedarse más tranquila, qué gran idea y qué fácil.

¡Sorpresa!

Pocos días después le llega el resultado al móvil. Es una mera cifra 1.0 acompañada de unas siglas (ng/ml) que vagamente recuerda de sus estudios de secundaria.

¿Pero qué significa todo esto? 

En su impotencia para interpretarlo llama a Laura, su mejor amiga que ya se hizo la misma prueba hace dos semanas y presume de unos 5.03 ng/ml.

Le pregunta a bocajarro: ¿por qué tenemos la misma edad, nos cuidamos igual y tengo una cifra 5 veces menor? y lo más importante ¿podré tener hijos con este resultado?

Incertidumbre

Laura no sabe cómo responderle a su amiga que empieza a preguntarse por qué se ha hecho la maldita prueba….

Empieza a mirar de nuevo en Internet y cada vez el lío es mayor, no termina de encontrar el espejo mágico que le diga la Verdad.

El espejo no existe

La hormona antimulleriana es una sustancia producida por las células que rodean los óvulos que crean una cavidad llamada folículo y que estima de forma indirecta la cantidad disponible de los mismos, es decir la denominada Reserva Ovárica.

Conviene precisar que las mujeres nacen con un número predeterminado de óvulos que se gastan durante la vida fértil y, además, en cada ciclo se gastan varios. 

No tenemos forma de medir la cantidad exacta que nos queda ni el gasto mensual o anual de los mismos, por lo que la determinación de la Hormona Antimulleriana o el recuento de folículos en una ecografía nos da una estimación de esa reserva.

Todo lo referido hasta ahora va ligado al concepto de cantidad de óvulos.

¿Y la calidad? 

Segunda cuestión esencial a la hora de lograr un embarazo, pues resulta que la calidad tampoco podemos medirla, pero sí que podemos estimarla basándonos en la edad de la mujer, de forma que con la edad aumentando la calidad irá disminuyendo como norma general.

Entonces ¿qué le responderíamos a Teresa? 

Que se estima que su reserva ovárica es menor que la registrada para la mayoría de las mujeres de su edad.

Que hay dos unidades de medida y por eso pueden aparecer cifras dispares.

Que no siempre son comparables distintos valores si se trata de laboratorios diferentes, aunque tiende a estandarizarse la prueba.

Que en algunas ocasiones tratamientos hormonales o el uso de anticonceptivos pueden alterar el resultado.

Pero que, si quiere buscar el embarazo en breve y tiene ciclos regulares en ausencia de otros factores limitantes (calidad del semen, trompas obstruidas, etc.), tiene las mismas posibilidades de conseguirlo en casa cada mes que su amiga.

Sólo si tiene dificultad para la gestación tras un tiempo (con su edad no más de un año) y precisa un tratamiento como fecundación in vitro o valora la preservación de ovocitos para uso futuro (situaciones en las que el número de ovocitos obtenidos es relevante), sí que se verá perjudicada por un número menor de los mismos en cada tratamiento aumentando la probabilidad de que necesite varios intentos.

La Verdad 

Aunque la verdad absoluta no existe, un profesional podrá asesorarnos mejor en la interpretación de estos resultados a la luz de la evidencia disponible y adaptándose a nuestro caso particular, por lo que el mensaje final sería ¡no dejéis de preguntarnos!

¿Crees que tienes problemas de fertilidad?

¿Crees que tienes problemas de fertilidad?