Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Esperma deficiente, ¿qué hacemos?

Esperma deficiente, ¿qué hacemos?

11-01-2016

Por todos es bien conocido que tras un año, más o menos, de búsqueda sin éxito del embarazo se debe acudir a un especialista para valorar con estudios complementarios cuál puede ser la causa.

A la mujer se le solicitan varias pruebas, entre las que se encuentran generalmente un estudio hormonal, una exploración ginecológica que incluye ecografía y, en función de los parámetros seminales y la historia clínica recogida, se podría plantear el estudio radiológico de las trompas mediante la prueba conocida como histerosalpingografía”.

Pues bien, en un primer momento al varón sólo se le solicita un seminograma, prueba mediante la cual valoramos la cantidad, movilidad y morfología espermática. Sin embargo, hoy en día es muy frecuente encontrarnos con seminogramas alterados. Por ello, cuando nos encontramos con parámetros fuera de los límites de la normalidad, debemos plantear la realización de estudios complementarios y/o tratamientos coadyuvantes para intentar mejorar los resultados. Si no, finalmente indicaremos comenzar con tratamiento de reproducción asistida (TRA).

Para empezar, es importante que conozcamos los parámetros de normalidad según la OMS (Organización Mundial de la Salud). Se consideran parámetros normales los siguientes:

  • La concentración espermática es mayor o igual a 15mll/ml.
  • La movilidad espermática progresiva es mayor o igual al 32%.
  • Debe haber al menos un 4% de espermatozoides normales en la muestra analizada.

A la vista de los resultados obtenidos, cuando un paciente presenta una muestra de semen muy alterada, lo primero que hay que recomendar es repetirla en las mejores condiciones posibles sin estrés, sin haber consumido tóxicos como alcohol y tabaco y sin haber estado enfermo, entre otros, ya que no todas las muestras serán igual. Incluso si se cambia de laboratorio los resultados suelen modificarse, porque la valoración de la muestra es realizada por un especialista, no por una máquina.

El tratamiento del varón se basa en la toma de antioxidantes orales, llevar una vida sana y saludable y, por supuesto, evitar tóxicos ambientales, entre los que se encuentra el más frecuente y dañino: el tabaco.
Obviamente, cuando se diagnostica un factor espermático, si el semen está muy deteriorado hay que derivar al urólogo y hacer un estudio más extensivo para descartar patologías orgánicas asociadas, tipo varicocele, que pueden estar ocasionando el daño.

Pero la mayoría de las veces si no se consigue embarazo y persiste el factor seminal hay que recurrir a las técnicas de reproducción asistida (TRA).

Cuando nos planteamos realizar tratamientos de fertilidad, en función del problema que presente el semen, se pueden indicar técnicas complementarias que no precisan todos los pacientes para mejorar los resultados y salvar los obstáculos. Así, cuando hay una fragmentación del ADN espermático o una movilidad deficitaria puede ser útil usar el MACS (Magnetic Activated Cell Sorting o selección celular inmunomagnética) para seleccionar el mejor esperma para microinyectar el ovocito y así llevar a cabo la fecundación.

Si la morfología está alterada, se podría recurrir a microscopios de aumento (IMSI) y, en caso de sospechar patología genética espermática, cabría plantear realizar un cariotipo, un test genético para descartar fibrosis quística, así como un FISH de espermatozoides… aunque estas técnicas son más costosas y específicas.

Con todo esto planteo la importancia de ser llevados y asesorados por los especialistas adecuados que os darán las recomendaciones pertinentes y os indicarán las pruebas y tratamientos que más os convengan según vuestra historia clínica y el estudio realizado.

Julia Ramos, Ginecóloga Especialista en Reproducción Asistida en IVI Sevilla.

volver