Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Estilos de vida y fertilidad

Estilos de vida y fertilidad

07-04-2014

 Para la mayoría de las personas tener hijos es un objetivo esencial en la vida, pero a veces, cuando toman la decisión, se topan con que cumplir su deseo no es algo tan fácil. ¿Por qué ocurre?

Dado el contexto en el que nos encontramos, el retraso de la maternidad se considera el principal causante de la dificultad para conseguir un embarazo. Sin embargo, no es el único factor.

Además de los posibles problemas genéticos o de salud, está demostrado que nuestros hábitos y estilos de vida pueden contribuir al empeoramiento de la capacidad reproductiva. De hecho, se estima que los problemas de fertilidad afectan a unos 80 millones de parejas en todo el mundo, por lo que si tu sueño es ser madre, te aconsejamos que abandones tus hábitos perjudiciales y adoptes una vida más saludable. ¡Atenta!

Peso:

El peso, tanto por exceso como por defecto, influye directamente en la fertilidad de ambos sexos. Por ejemplo, en las mujeres la obesidad puede provocar desequilibrios hormonales o patologías como ovarios poliquísticos, alterando así los ciclos menstruales. Esto podría afectar al proceso natural de ovulación, por lo que disminuirían las posibilidades de lograr el embarazo. Este problema afecta también a la fertilidad de los hombres, pues el sobrepeso puede hacer que se produzca menos semen y menor cantidad de espermatozoides.

Por su parte, el bajo peso puede afectar a las señales que el cerebro envía a los ovarios o testículos. En las mujeres puede ocurrir que los ovarios no lleguen a liberar los óvulos completamente debido a los inadecuados niveles de hormonas; en los hombres podría afectar a la calidad y funcionamiento de los espermatozoides.

Estrés:

Aproximadamente un 20% de las parejas que consultan a especialistas acerca de sus problemas para concebir no tienen una causa fisiológica aparente que pueda explicar el problema, y estos factores desconocidos se han relacionado en muchas ocasiones con el estrés. Aunque no hay una razón médica universal, el frenético estilo de vida, el exceso de trabajo o la obsesión por tener hijos de forma inmediata pueden influir de forma directa en la fertilidad de las personas.

De hecho, los datos afirman que las mujeres con altos niveles de estrés y ansiedad pueden ovular hasta un 20% menos que una mujer en una situación normal o hacerlo de manera irregular, por lo que las posibilidades de que sus óvulos sean fecundados disminuyen notablemente. Por su parte, los hombres tampoco se libran, y es que el estrés puede influir negativamente en la calidad de su esperma al disminuir la producción de espermatozoides.

Tabaco, café y alcohol:

El tabaco tiene unos 4.000 componentes, muchos de los cuales, como la nicotina o el cadmio, son considerados tóxicos y además perjudiciales para la capacidad reproductiva. Así, los hombres fumadores pueden ver afectada la movilidad y concentración de sus espermatozoides, mientras que en las mujeres el tabaco afecta a la calidad ovocitaria y embrionaria.

Pero no se trata de la única sustancia perjudicial, y es que también está demostrado que el alcohol puede afectar de forma negativa en la salud reproductiva tanto de mujeres como hombres.

Por último, los expertos tampoco recomiendan el consumo en exceso de cafeína y aconsejan disminuir su ingesta a unos 200-300 mg al día (2 tazas al día como máximo).

Edad:

Pese a que, como hemos visto, existen numerosos hábitos que contribuyen a perjudicar nuestra fertilidad, sin duda el más destacado es la edad. El actual estilo de vida social y laboral hace que muchas mujeres no se planteen ser madres hasta una edad avanzada, lo que repercute negativamente en la reproducción.

Es por ello que desde este post te invitamos a adoptar un estilo de vida saludable, seguir una dieta sana y practicar algo de deporte. Si quieres conservar tu fertilidad, ¡más vale prevenir que curar!

volver