Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Estreñimiento después del parto, ¿qué puedo hacer?

Estreñimiento después del parto, ¿qué puedo hacer?

16-02-2015

 No os preocupéis, el estreñimiento después del parto es muy frecuente. El 50% de las mujeres suelen padecerlo, ya sea tras un parto vaginal o cesárea. Durante el embarazo el aparato digestivo se ha visto sometido a grandes alteraciones y, tras el alumbramiento, debe restaurarse el ritmo intestinal, lo cual no se produce de manera inmediata ya que los órganos deben reubicarse a su posición habitual. Obviamente, si nos referimos a una cesárea, que es una intervención quirúrgica, es probable que se tarde un poco más en volver a la normalidad.

Entre los factores que influyen en la aparición del estreñimiento encontramos, como anteriormente indicábamos, los de tipo fisiológico, pero también existe el factor psicológico.

En cuanto a los primeros, cabe indicar que durante el embarazo los músculos abdominales se han visto sometidos a un sobresfuerzo durante el parto, por lo que pueden de forma transitoria presentar cierta flacidez que dificultan normalidad intestinal. Las hemorroides también juegan un papel decisivo, ya que es frecuente que hagan su aparición durante el embarazo y empeoren tras el parto.

El factor psicológico se debe principalmente al miedo al dolor por la sensibilidad en las zonas íntimas, lo que provoca que de manera involuntaria evitemos o posterguemos el momento de ir al baño. Esto ocasiona aún más incomodidades, ya que las heces se acumulan y endurecen generando el efecto contrario, convirtiendo en un suplicio la inevitable y obligada visita al aseo.

Recuperar el ritmo intestinal requiere también de cierta actividad, por lo que a veces, la inmovilidad y el sedentarismo de las mamás en los primeros días tras el parto retrasan esa recuperación.

Algunas de las recomendaciones o consejos para mejorar el estreñimiento posparto, pueden ser las siguientes:

  • Iniciar cuanto antes los ejercicios físicos de rutina, como levantarse de la cama y dar pequeños paseos.
  • Procurar llevar una dieta rica en fibras, con fruta, verduras y cereales.
  • Beber gran cantidad de líquidos, incluyendo zumos naturales, los de naranja suelen dar buen resultado.

Cabe decir que en las cesáreas esta recuperación se hace más duradera, ya que debido a la intervención habrá que guardar mayor reposo, y la dieta en los primeros días será la indicada por los médicos.

Todos estos consejos, sin duda, nos ayudarán a recuperar nuestro ritmo habitual, pero si la situación se prolonga y no encontramos mejoría se debe acudir a un especialista. Éste nos aconsejará de manera particular, e incluso si lo cree necesario, nos podría recomendar algún tipo de laxante natural, siempre con las debidas precauciones (sobre todo en el caso de las mamás que estén dando el pecho, ya que sus efectos pueden pasar de forma indeseada al pequeño).

Si es vuestro caso no os desaniméis, ya que aunque probablemente las primeras visitas al baño sean dolorosas, siguiendo estos simples consejos, las molestias irán desapareciendo paulatinamente hasta recuperar el ritmo y la actividad habitual.

volver